Ir a contenido

INNOVACIÓN EN LAS PISTAS

La nieve también es terreno para emprendedores

El sector del esquí se está revelando como un buen medio para el desarrollo de aplicaciones y plataformas 'on line', como Skibeta o Alpify

EDUARD PALOMARES / BARCELONA

Vista de la zona inferior de Masella, una de las estaciones de esquí con la que trabaja Skibeta

Vista de la zona inferior de Masella, una de las estaciones de esquí con la que trabaja Skibeta. / periodico

Las nuevas tecnologías han tenido una acceso al mundo de la nieve más bien lento, aunque se está demostrando bastante seguro. Dos aplicaciones para teléfonos móviles desarrolladas por jóvenes emprendedores en Catalunya, como son Alpify (que envía la ubicación exacta en el caso de accidente) y Skitude (que registra mediante GPS la actividad del usuario), están en plena fase de expansión añadiendo nuevas funcionalidades y ampliando capital. Esta temporada, además, se ha puesto en marcha una nueva plataforma ‘on line’, Skibeta, ideada por tres estudiantes de la Universitat de Barcelona y que permite reservar desde casa el ‘forfait’, el material o las clases sin necesidad de hacer ninguna cola en la estación.

Una solución a primera vista sencilla, pero que hasta ahora no se había aplicado en ningún dominio del Pirineo. “La idea surge de observar como los usuarios de una estación todavía tienen que hacer cola en las taquillas, en el local de alquiler, en la escuela… Nosotros proponemos reservar todo ‘on line’ y tenerlo todo preparado al llegar a las pistas, sin esperas. Sorprende que no existiera nada igual, pero el sector del esquí estaba muy estancado”, explica Aleix Ràmia, CEO y fundador de Skibeta junto a Enric Florit Francesc Bruguera, los tres de 19 años.

Trabajan por el momento con tres estaciones de esquí catalanas –La Molina, Masella y Port del Comte– aunque la idea es seguir ampliando las zonas de actuación. Algo que no conlleva ningún problema a nivel tecnológico, pero que si requiere un gran esfuerzo logístico, por lo que prefieren ir poco a poco. “Nuestros usuarios se encuentran con todo preparado en un único lugar de recogida, así que nosotros nos encargamos de la gestión con los diferentes proveedores para que esté todo a punto su llegada. Y todo ello sin ningún coste añadido”, comenta.

NUEVOS SERVICIOS

Los creadores de Skibeta están contentos con los primeros meses de andadura, aunque lo cierto es que las altas temperaturas de este invierno no están ayudando demasiado. En todo caso, ya están pensando en añadir nuevos servicios, como una línea complementaria para turistas extranjeros que pondrán en marcha en breve. “A través de los hoteles de Barcelona les ofreceremos pasar una jornada en la nieve, con transporte incluido y todo preparado para cuando lleguen a las pistas, así como la posibilidad de hacer clases o vivir una experiencia gastronómica”, avanza Ràmia, que a pesar de su juventud, lleva ya varios años en el mundo de la emprendeduría.

La nieve se está revelando como un buen terreno para la creación de ‘start ups’, como demuestra el caso de Alpify, una aplicación desarrollada en Barcelona por el andorrano Guillem Viladomat, que ofrece un método de localización eficaz en el caso de emergencia en la montaña. La ‘app’ permite ponerse en contacto con los servicios de emergencia con solo pulsar un botón, enviando la posición exacta del accidentado mediante geolocalización. Ya se la han descargado 1,1 millones de personas y la compañía encara una ampliación de capital para internacionalizarse. “Además, acabamos de añadir una nueva función que permite saber dónde se encuentran tus amigos y familiares. Nacimos pensando en la montaña, pero los usuarios están usando también la aplicación en un entorno urbano”, apunta Viladomat.

EN TRES DIMENSIONES

Y la tecnología también se está introduciendo en las tiendas de esquí. Esports L’Iglú, en Barcelona, se ha convertido en la primera de toda la Península en contar con un escáner en tres dimensiones que analiza al detalle las características del pie para encontrar la bota más adecuada para cada usuario. El proceso consiste en colocarse unos calcetines especiales y situarse en medio del 3D Foot Scan, que en apenas unos minutos da una vuelta completa para registrar toda la información relativa a los pies y la parte inferior de las piernas del usuario.

A continuación, en la pantalla anexa aparece la representación exacta con volumen y toda una serie de parámetros, como la forma, las dimensiones, la pisada, el puente, los ángulos… Toda una serie de datos que sirven para que el sistema seleccione automáticamente entre todo el estoc disponible en la tienda los modelos más adecuados para esa persona. 

Consulta el estado de las pistas en el Canal Esquí de EL PERIÓDICO. 

0 Comentarios