Ir a contenido

SENTENCIA

13 años de prisión por disparar a una mossa que salvó la vida gracias al chaleco

El acusado admitió en el juicio que se había enfrentado a los policías y que a uno de ellos le sustrajo la pistola

El SPC, que ha ejercido la acusación popular en el proceso, destaca el éxito de la sentencia condenatoria

J. G. Albalat

Un vecino grabó un vídeo donde se puede ver la deteción del acusado. / periodico

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 13 años de prisión a un hombre que disparó una mossa d'esquadra en el chaleco antibalas cuando le estaba reduciendo, tras robar una arma a otro policia. Durante el juicio, David B. admitió el enfrentamiento con los agentes que le inteceptaron, que sustrajo a uno de ellos la pistola y que disparó a "escasa distancia". El chaleco salvó la vida de la policía.   

El tribunal de la Sección Sexta de la Audiencia de Barcelona ha impuesto a David B. 10 años de cárcel por un delito de homicidio con atentado en grado de tentativa, dos años por lesiones a otros agentes y un año por tenencia ilícita de armas.

La sentencia considera probado que el 30 de marzo del 2016 los Mossos recibieron un aviso de que una persona mostraba una actitud muy agresiva e increpaba a los viandantes. Varias patrullas de la policía autonómica se desplazaron a la avenida de la Generalitat de Santa Coloma de Gramenet, donde se encontraba el alborotador. Una vez allí, los agentes se identificaron. Al verles, el acusado se colocó en posición de ataque con los puños cerrados y les amenazó con un 'Os mato, os mato', proniándole golpes en la cara a dos mossos.

A bocajarro

Cuando le intentaban reducir, David B. agarró por detrás a un agente, le hizo caer al suelo y aprovechó para apoderarse de su pistola. Con el arma en su poder, pero todavía enfundada, el acusado se incorporó y asestó dos golpes a otro policía. Un mosso que veía la acción le sujetó por las piernas y lo volvió a tirar. Fue en esta posición en la que el condenado desenfundó el arma y disparó dos veces a la agente que estaba agachada a "escasos centímetros de distancia" de él. Los proyectiles alcanzaron el abdomen y la zona costal de la policía, sin llegar a impactar en el cuerpo porque llevaba puesto el chaleco antibalas.

El tribunal condena también a David B. a indemnizar a los cinco agentes con los que se encaró, le prohíbe acercarse a la mossa a menos de un kilómetro durante 20 años y a pagar una multa. Un vecino grabó un vídeo.

Para el Sindicat de Policies de Catalunya (SPC), que se personó en la causa como acusación popular, esta sentencia ha sido un "éxito jurídico" fruto del trabajo de los abogados José María Fuster Fabra y de Sandra Melgar. Destaca que la sentencia recoja que el acusado hubiera podido producir la muerte a la agente "de no portar el chaleco protector".

0 Comentarios
cargando