Ir a contenido

informe policial

La pistola de Rosa se perfila como el arma del crimen de los urbanos

Al cargador reglamentario de la detenida por el asesinato de su novio le falta una bala

La mujer prometió a la víctima que tendrían un hijo juntos en una dedicatoria de Sant Jordi diez días antes del homicidio

J. G. Albalat / Guillem Sànchez / Barcelona

Rosa saca la lengua junto a Alberto en una celebración con compañeros de la policía, un día después del crimen.

Rosa saca la lengua junto a Alberto en una celebración con compañeros de la policía, un día después del crimen. / PERIODICO

Falta una bala en la pistola de Rosa, la agente de la Guardia Urbana de Barcelona en prisión preventiva por el asesinato de su novio Pedro, un delito que cometió presuntamente junto a su amante Alberto -ambos hombres son también policías municipales- durante la noche del 1 al 2 de mayo del 2017. Esta bala extraviada podría ser la que mató a la víctima del llamado 'crimen de los urbanos'.

Los investigadores informaron a la jueza de Vilanova i la Geltrú a finales de junio, después de recibir las armas reglamentarias de los tres policías, de que en uno de los dos cargadores de la pistola propiedad de Rosa había solo 14 cartuchos. La Guardia Urbana dota a cada agente de un arma semiautomática Walther P99AS y de dos cargadores con 15 proyectiles cada uno, marca Fiocchi EMB. El cargamento de Alberto y también el de Pedro -la víctima- estaban completos. No así el de la mujer.

Acto seguido, la jueza ordenó a la policía científica que realizara un estudio de balística para comprobar cuándo fueron usadas por última vez estas pistolas. El documento, incluido en el sumario al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, ha hallado también restos de pólvora en la pistola de Rosa. Sin embargo, concluye que no resulta posible concretar con exactitud cuándo se usó por última vez.

Una bala extraviada 

Fuentes policiales consultadas por este diario subrayan que ahora Rosa tendrá que aclarar debidamente dónde está la bala que falta porque el cuerpo municipal lleva un control de este armamento. El hallazgo es relevante porque gana enteros una sospecha que apareció durante la inspección ocular que se llevó a cabo en el interior del coche del muerto. Concretamente el 'indicio 2' recogido en el acta que levantaron los Mossos d’Esquadra: "Un fragmento de metal fundido de forma irregular de 6 mm de largo localizado en el maletero".  

Pedro fue asesinado y su cadáver fue introducido en el maletero de su Golf. Rosa y Alberto presuntamente condujeron al día siguiente hasta una zona boscosa del término municipal de Castellet i la Gornal (Alt Penedès) y allí prendieron fuego al vehículo. Los restos del policía fueron hallados tan carbonizados que el cadáver fue identificado gracias a una prótesis que llevaba en su columna. La autopsia apuntó que la causa más probable de su muerte sería un "estrangulamiento manual". Sin embargo, la aparición de esta mancha de metal fundido -posiblemente una bala que habían fundido las llamas y que podría haber estado alojada en el cuerpo de Pedro- dio aire a la hipótesis de que hubiera sido asesinado de un disparo.

El hecho de que ahora falte una bala en el cargador de Rosa refuerza esta posibilidad. Rosa ha cambiado tres veces de versión y, en última instancia, ha terminado acusando a Alberto de ser el autor material de la muerte de su novio. La última versión de Alberto, por el contrario, mantiene que cuando llegó a la residencia de Rosa, en la calle de Llorers de Vilanova y la Geltrú, Pedro ya estaba muerto y él solo participó para hacer desaparecer su cadáver.

Documento

Dedicatoria de Rosa a Pedro

Dedicatoria de Rosa a Pedro

Documento

Dedicatoria de Pedro a Rosa

Dedicatoria de Pedro a Rosa

Plan criminal en marcha

Tras el homicidio, Rosa y Alberto también trataron conjuntamente de inmiscuir a un exnovio de ella -y padre de sus hijas- en este crimen. Lo hicieron desplazándose con el teléfono de Pedro hasta la urbanización de la Bisbal del Penedès en la que reside el exnovio y activando allí el móvil de la víctima, para que los investigadores creyeran que el hombre fue atacado cerca de esta residencia. En los días posteriores, ella se encargó de airear la mala relación que existía entre Pedro y su exnovio, según mantiene la Fiscalía. Rosa y Alberto se dejaron ver juntos en alguna celebración con compañeros de la Unidad de Suport Diurn (USD). Alberto y Rosa mantienen una tempestuosa relación sexual desde que coincidieron en esta unidad hace años. De hecho, ambos se vieron también inmersos en la muerte de un mantero, cuya historia reveló este diario, que se produjo en extrañas circunstancias en la montaña de Montjuic.

Planeaban tener un bebé

En el sumario se han incluido dos documentos (los libros que el difunto Pedro y Rosa se regalaron en la última Diada de Sant Jordi). Rosa le regaló 'El bazar de los malos sueños' y Pedro le entregó un ejemplar de '50 sombras liberadas', la última entrega de la trilogía erótica, en cuya portada lucen unas esposas.

Incluyen extensas dedicatorias escritas 10 días antes del crimen. Rosa se muestra enamorada y muy comprometida con Pedro. "Te lo digo muchas veces y te lo repito, te quiero como nunca he querido a nadie, te elegí e hice bien mi elección, elegí una vida a tu lado, y no me rendiré, así que el mes que viene, y el otro, y los que hagan falta, buscaremos nuestro bebé. Pd. No olvides que tenemos pendiente también borrarnos los 'tatoos' y hacernos el nuestro, para que al morir y renacer sepamos buscarnos".

Pedro le responde que han pasado momentos complicados pero se muestra muy ilusionado por el mensaje que acaba de dedicarle. Responde en su dedicatoria: "Solo espero que nunca se te olvide lo que me has puesto y yo nunca te lo tenga que recordar. Ya que son palabras que han de salir del corazón". 

0 Comentarios
cargando