Ir a contenido

TODAS LAS VÍCTIMAS MORTALES

Las 15 vidas segadas por el terrorismo

Los fallecidos tenían entre 3 y 80 años, había extranjeros y nacionales y solo una vecina de Barcelona

Una joven muestra sus condolencias con un mensaje escrito en un árbol de la Rambla de Barcelona.

Una joven muestra sus condolencias con un mensaje escrito en un árbol de la Rambla de Barcelona. / jma (EFE / ANDREU DALMAU)

La Conselleria de Interior ha confirmado este domingo que el niño Julian Cadman, de 7 años, con doble nacionalidad británica y australiana –el pequeño cuya búsqueda movilizó a internautas de todo el mundo tras un desesperado llamamiento de su abuelo por internet– forma parte de las víctimas mortales del atentado de Barcelona. Interior lo tuvo localizado en todo momento, pero ha esperado a que su padre llegara de Australia para divulgar la noticia. La 'conselleria' ha identificado a 12 de los 13 muertos de la Rambla, así como a la mujer fallecida en Cambrils. En total, en hospitales de Barcelona y Tarragona permanecen ingresados 51 heridos, 10 en estado crítico y 13 con heridas graves. Esta es una breve semblanza de las 15 víctimas mortales, incluido el hombre que según los indicios fue asesinado por uno de los terroristas en su huida.

Pepita Codina. Española, 75 años

Vivió mucho tiempo en Barcelona, en el barrio de Sant Andreu, pero en los últimos años se había instalado en Sant Hipòlit de Voltregà (Osona), de donde era su marido, sastre de profesión. Conservaba el piso en la capital catalana y se desplazaba con cierta frecuencia, y el jueves en concreto había venido de compras con su hija Elisabeth, que resultó herida leve. La gustaba pasear, aunque arrastraba molestias en una pierna. Fue trasladada con vida al Hospital del Mar pero los médicos no pudieron salvarla. Sus vecinos la recuerdan como una mujer simpática y discreta y con debilidad por jugar al bingo. 

Ana María Suárez. Española, 67 años

Es la única víctima mortal del atentado de Cambrils: murió al ser arrollada por el Audi de los cinco terroristas que fueron abatidos posteriormente por los Mossos d’Esquadra en el paseo marítimo del pueblo. Su esposo, Roque Oriol, había cumplido 69 años el día anterior y habían salido a celebrarlo con amigos. Acababan de cenar y daban un paseo al que se sumó su hermana, Alicia Suárez. la familia había pospuesto un día la celebración debido al partido de Supercopa que habían jugado el Barça y el Real Madrid en la noche del miércoles. Ana María había superado recientemente un cáncer.

Pau Pérez. Español, 34 años

Fue asesinado con arma blanca poco después del atentado en la Rambla, al parecer por un terrorista que usó su coche para huir. Vivía en Vilafranca del Penedès y trabajaba en una empresa vinícola en Barcelona. Ingeniero electrónico de la Universitat Politècnica de Catalunya, apasionado del fútbol, había jugado cuatro años en el Atlètic Vilafranca y militado en el primer equipo del Moja, de Tercera Catalana. Tenía una vena solidaria que le había llevado en condición de cooperante a Haití, y le gustaba viajar: había vivido por temporadas en Argentina y Francia.

Francisco López y Xavi Martínez. Españoles, 57 y 3 años 

Francisco López Rodríguez, Paco, nació hace 57 años en Lanteira, Granada, era tornero fresador y había sufrido en carne propia los rigores de la crisis, aunque desde hace unos años encadenaba una buena racha. Era el menor de tres hermanos y vivía en Catalunya desde que era un niño. Era vecino de Rubí. El jueves por la tarde paseaba en familia por la Rambla: él, su esposa Roser, la sobrina de esta y sus dos niños. Él empujaba el carrito donde viajaba Xavi, de 3 años, que murió al caer al suelo y golpearse la cabeza. Las dos mujeres resultaron heridas.

Silvina Alejandra Pereyra. Hispano argentina, 40 años

Hija de bolivianos, nacida en Argentina, Silvina Pereyra llevaba una década instalada en Barcelona. Su vida laboral estuvo estrechamente ligada a La Boqueria: primero trabajó en la parada de frutos secos y dulces Vidal Pons, y de un tiempo para acá se dedicaba a la limpieza nocturna de puestos del mercado. Es la única víctima mortal del atentado en Barcelona que vivía en la ciudad. Su compañera de piso –vivía a pocos metros del mercado, en la calle de Sant Rafael– la describe como una persona amante de la cocina y los animales y siempre dispuesta a ayudar. 

Julian Alessandro Cadman. Británico australiano, 7 años

Nacido en Turnbridge, en el condado de Kent (Reino Unido), desde hace tres años vivía en Australia. Se encontraba en Barcelona con su madre, Jumarie Cadman, de origen filipino, para acudir a una boda familiar, y el jueves paseaba con ella por la Rambla cuando fueron arrollados por la furgoneta. La madre resultó herida y fue trasladada a un hospital, y las autoridades esperaron a que el padre llegara de Australia para divulgar la noticia de su muerte. Sus familiares le describen a internet como un niño “amoroso y dulce” al que le encantaba bailar.

Bruno Gulotta. Italiano, 35 años

Vecino de la localidad italiana de Legnano, a 30 kilómetros de Milán, era el responsable de mercadeo de Tom’s Hardware, una web de origen estadounidense especializada en tecnología que puso en marcha su filial italiana en el 2003. Gulotta paseaba por la Rambla en compañía de su mujer, Martina, de 28 años, y de sus dos hijos: Alessandro, de 6, y Aria, de 7 meses. Para salvar a su hijo de la embestida de la furgoneta, Bruno lo protegió con su cuerpo y murió. En el texto de homenaje que su compañero Roberto Buonanno publicó en la web de la revista lo describe como un hombre amable y profesional, perfeccionista y, en lo personal, “un ávido lector”. Tom’s Hardware acaba de poner en marcha una campaña de donaciones para ayudar a la viuda y sus hijos.

Luca Russo. Italiano, 25 años

Natural de Bassano del Grappa (región del Véneto), Russo se había graduado hace un año como ingeniero energético de la Universidad de Padua y hacía poco había encontrado trabajo en una empresa de refrigeración. En el momento del atentado paseaba por la Rambla con su novia, Marta Scomazzon, que resultó herida, aunque no de gravedad. “Caminábamos juntos cuando apareció la camioneta detrás”, contó ella. “Caí al suelo y vi que Luca había desaparecido, no lo volví a ver, su cuerpo fue barrido”. En Bassano, ambos hacían trabajo voluntario para la Cruz Verde. En declaraciones a 'Il mattino di Padova', la hermana de Luca, Chiara, lo recordó de esta manera: “Era inteligente, agradable, habría sido un padre perfecto. Nunca dio dolores de cabeza a nuestros padres”.

Elke Vanbockrijck. Belga, 44 años

Nacida en Tongeren, un municipio de 30.000 habitantes en la región flamenca de Bélgica, se encontraba de vacaciones en Barcelona con su marido y sus dos hijos, Vic, de 11, y Gus, de 14. Era cajera de un banco. “Trabajaba en la ventanilla del Bank van de Post, donde soy cliente”, escribió un vecino. “Mis más sinceras condolencias para la familia y los amigos”. La familia había viajado en coche para una estadía de una semana en Barcelona. Caminaban juntos por la Rambla cuando el padre y los hijos fueron arrastrados por la multitud fuera del paseo central. Perdieron de vista a la mujer y más tarde supieron que había muerto.

Carmen Lopardo. Italoargentina, 80 años

Nacida en Sasso di Castalda, en el sur de Italia, Carmen Lopardo formó parte del vasto movimiento migratorio que tuvo lugar de Italia a Argentina después de la guerra: tenía 5 años cuando llegó a Buenos Aires en 1950. “La abuela italiana que vivía en Argentina”, señalaba el portal argentino 'Todo Noticias', “en los últimos días había decidido convertir el invierno americano en verano europeo”. “La víctima se encontraba en Barcelona de turista en el momento del trágico atentado”, informó el Gobierno argentino. El actual tipo de cambio del peso argentino permite viajar a Europa a un precio asequible, y muchos argentinos lo hacen en esta época para huir del invierno.

Jared Tucker. Estadounidense, 42 años

Tucker y Heidi Nunes contrajeron matrimonio hace un año, pero solo hasta este verano pudieron hacer su viaje de novios. Vivían en Walnut Creek, en los suburbios de San Francisco (EEUU), pero era en la pequeña ciudad de Martínez donde Tucker llevaba su negocio de piscinas. Su viuda es maestra de escuela. Barcelona era la tercera parada de un recorrido de dos semanas por Europa que había empezado en París y Venecia. Estaban sentados tomando algo en una terraza de la Rambla poco antes del atentado, y allí se hicieron una foto que colgaron en las redes sociales. Más tarde se separaron: ella se quedó comprando suvenires en un quiosco mientras él iba al baño. Entonces apareció la furgoneta, Heidi fue lanzada al interior del quiosco y él fue atropellado.

Ian Moore Wilson. Canadiense

“Mi padre, Ian Moore Wilson, era un amoroso esposo, padre, hermano y abuelo que vivió una vida saludable y activa al lado de su pareja de 53 años, mi madre, Valerie”, escribió la sargento de la policía de Vancouver Fiona Wilson tras saber que su padre formaba parte de la lista de fallecidos en Barcelona. “Era compasivo, generoso, aventurero y siempre dispuesto a una buena conversación, un buen libro, conocer nuevos sitios y tomarse una buena pinta”. Wilson estaba de vacaciones en Barcelona con su mujer, su yerno y su nieto de 14 años.

Dos mujeres portuguesas, 74 y 20 años

El Gobierno de Portugal ha confirmado la muerte de dos mujeres de ese país en la Rambla de Barcelona, pero no se han divulgado sus nombres. Se trata de una mujer mayor y su nieta.

0 Comentarios
cargando