Ir a contenido

ERC votará en contra de la creación de la funeraria pública en Barcelona

Los republicanos acusan al gobierno de pedir un cheque en blanco e ignorar sus peticiones

Ciutadans determinará si prospera la iniciativa, que podría ser retirada para evitar su rechazo

TONI SUST / BARCELONA

TANATORIO

Ataúdes en el tanatorio de la Ronda de Dalt. / DANNY CAMINAL

ERC votará en contra de la creación de una funeraria pública municipal, el punto más relevante del pleno que el Ayuntamiento de  Barcelona celebrará este viernes. Los republicanos consideran que el gobierno de Ada Colau les pide un cheque en blanco en forma de voto a favor y subrayan que sus demandas no han sido escuchada. A falta de la concreción de todos los votos, no se descarta que el punto sea retirado del orden del día para evitar una derrota del gobierno municipal.

ERC no compartía el procedimento previsto por el consistorio, que es uno de los puntos del orden del día del pleno: desprenderse de la participación del 15% que tiene en Serveis Funeraris de Barcelona –el resto está en manos de  Mémora- para evitar la incompatibilidad de figurar en una sociedad mercantil y en una operadora pública. Si no aparece comprador, Mémora está obligada a adquirirla. Tras esa venta, de la cual se prevé un ingreso de 30 millones de euros, el ayuntamiento abriría su nueva empresa, que gtestionaría la ya existente Cementiris de Barcelona.

Los republicanos, que han anunciado su 'no' en un comunicado, quieren que el consistorio compre más participación a Mémora, hasta lograr un 51% y, por lo tanto, ser mayoritario, contando así con más tanatorios: se prevé que la pública tenga seis y el partido cree que debe ofertar una veintena. Eso requeriría la compra de un 36% de la parte de Mémora y el gobierno municipal lo rechaza por dos motivos: porque calcula su coste en 64 millones de euros y cree que es más barato abrir la nueva empres pública y porque sostiene que la empresa no quiere vender.

SIN NEGOCIACIÓN

ERC critica, precisamente, que no se haya abierto una negociación con Mémora sobre la posible compra de esa participación. De hecho quería que el tema fuera retirado del pleno de este viernes para ganar tiempo. Por considerar que se les pide su apoyo sin escuchar sus argumentos, el grupo de Alfred Bosch votará en contra de los dos puntos del pleno que atañen a la funeraria. Uno es el ya citado, el que afecta a la venta del 15%. El otro prevé dar vía libre a la funeraria dando por resueltas las alegaciones presentadas.

La decisión deja al gobierno municipal en una posición delicada, aunque no está claro quién se acabará llevando el gato al agua. Las cábalas sobre la votación sitúan, en principio, en las filas del Sí a la funeraria pública a Barcelona en Comú, el PSC y la CUP.  Suman 17 concejales (descontando el voto de Colau, que no participará en el pleno tras su reciente maternidad); 18 si el concejal no adscrito Gerard Ardanuy vota a favor.

Además de ERC, el grupo Demòcrata y el PP se han mostrado en contra del proyecto. Suman 16 concejales (descontando un concejal del antiguo grupo de Convergència por el acuerdo de la junta de portavoces sobre como compensar la ausencia de la alcadesa). Por lo tanto, todo queda en manos de Ciutadans, que votando a favor o con una abstención avalaría la funeraria y con un voto en contra, la tumbaría. 

DEBATE SOBRE GLÒRIES

El pleno también albergará un debate sobre el futuro de las obras de las Glòries, que el gobierno ha decidido parar y licitar de nuevo. Varios grupos han presentado iniciativas de urgencia al respecto, aunque Ciutadans, que presentó una por la vía ordinaria, podría rechazar las demás y centrar el debate en la suya.

Temas: Funerarias ERC

0 Comentarios