Ir a contenido

NUEVA INFRAESTRUCTURA EN SANT MARTÍ

Sant Bernat Calbó será un equipamiento municipal

El ayuntamiento pagará al arzobispado de BCN un millón para la adquisición del solar donde se ubica la iglesia

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

El espacio que actualmente ocupa la iglesia de Sant Bernat Calbó, en el Poblenou, se destinará finalmente a un equipamiento para el barrio después de que el ayuntamiento haya alcanzado un principio de acuerdo con el arzobispado de Barcelona para la adquisición del terreno, propiedad de la IglesiaLa presión vecinal y la mediación del consistorio han resultado clave para que la diócesis haya reculado en sus planes de derribar la antigua iglesia para edificar un monasterio para la Comunidad del Cordero.

Toda vez que la congregación religiosa expuso su renuncia a edificar, el consistorio dejó su papel como mediador entre la entidad religiosa y Salvem la Repla y el resto de entidades que reclamaban que ese espacio se destinara a la comunidad vecinal. Los representantes municipales han intensificado las reuniones con la comunidad eclesiástica hasta establecer esta semana las bases para la transacción, que oscilará "entre los 800.000 y el millón de euros", según fuentes del distrito. 

El concejal de Sant Martí, Josep Maria Montaner, ha anunciado este martes en el pleno del distrito el pacto que permitirá la construcción de "un nuevo equipamiento" para el barrio. Antes de la recalificación del terreno para su conversión en un espacio público, los técnicos municipales de Patrimonio realizarán una evaluación de la construcción para dictaminar si el valor arquitectónico de algún elemento aconseja que se preserve en el futuro proyecto. El edificio tiene 60 años y presenta graves problemas estructurales que aconsejan su derribo.

PRIORIDAD

La previsión es acometer el proyecto en el 2016, una vez completados los estudios técnicos pertinentes y aprobado el presupuesto municipal. El ayuntamiento pretende que el tejido asociativo del barrio contribuya en el proceso participativo para determinar el nuevo destino del solar. No obstante, queda descartado conceder más espacio a la plaza, dado que consistorio y vecinos coinciden en la prioridad de obtener un nuevo equipamiento. También se escuchará la voz de los profesores y padres de alumnos de la escuela La Mar Bella, que está en la plaza y presenta "evidentes necesidades de ampliación", según fuentes consistoriales.

El arzobispado había cedido la explotación del lugar durante los próximos 90 años a la congregación de la Comunidad del Cordero con la intención de que construyera allí un convento. La movilización vecinal y la mediación municipal lograron que el arzobispado pospusiera inicialmente hasta el 3 de agosto el derribo de la iglesia. Apenas cuatro días después de ese anuncio, el pasado 28 de julio, la Iglesia decidía detener la demolición del edificio y «repensar el proyecto» tras una reunión con los nuevos responsables del distrito de Sant Martí. El 2 de noviembre, la Comunidad del Cordero anunciaba su decisión de renunciar al proyecto "dadas las dificultades de edificabilidad y convivencia".

0 Comentarios
cargando