Ir a contenido

Nueva infraestructura ferroviaria

El túnel de la Diagonal vertebrará la gran Barcelona con una línea circular

El nuevo tramo Castelldefels-Cornellà se integraría en la R-4 y no en la R-3 como está ahora previsto

Los estudios previos de la obra contemplan que por la nueva galería pasen dos líneas de Rodalies

XABIER BARRENA / Barcelona

Cambio de chip. El nacimiento de la nueva área metropolitana obligará a repensar lo que ahora entendemos como Barcelona. Para empezar, el clásico límite de Collserola (la ciudad entre mar y montaña), desaparecerá, administrativamente, casi por completo. Collserola, sierra a la que viven pegados tres distritos de Barcelona y otros ocho municipios sumando 800.000 habitantes, pasará a estar en el centro de la nueva ciudad de ciudades. Y las nuevas infraestructuras que se están diseñando seguirán ese nuevo esquema. Los estudios que maneja el Ministerio de Fomento -que es quien deberá pagar la obra- del túnel de Rodalies bajo la Diagonal, prevén una línea circular, la primera ferroviaria en Barcelona, que uniría Sant Cugat y la UAB, en Bellaterra, con Zona Universitària y Glòries.

El proyecto del túnel, que EL PERIÓDICO adelantó en abril del 2009, sigue quemando etapas. Los estudios que servirán de base para el proyecto informativo, a los que este diario ha tenido acceso, apuestan por la construcción de cuatro paradas en la Diagonal. En Zona Universitària, donde, al calor de la L-3 y de la estación de autobuses interurbanos, nacerá un importante nudo de comunicaciones; en Francesc Macià, que por fin estará cubierta con un medio de transporte masivo y que, también en un futuro, contará con otra estación, pero de Ferrocarrils; en el cruce con el paseo de Gràcia (líneas de metro de TMB y Ferrocarrils y Rodalies de esta última empresa) y, finalmente, Glòries (metro y FGC).

Esa será la gran virtud del túnel, la conectividad. La diferencia entre un transporte urbano y uno suburbano es que el primero precisa de una malla que cubra todos los posibles desplazamientos mientras que el segundo se basa en la conexión de municipio a municipio. Ahora se sigue este segundo esquema lo que casi imposibilita, por ejemplo, que alguien de Cerdanyola pueda ir en un tiempo razonable hasta Sarrià.

DISTRITOS DE MONTAÑA / En la actualidad, la línea R-7 es casi circular. La diferencia con lo que se podría hacer con el túnel de la Diagonal es que, primero, se completaría el círculo, actualmente incompleto entre Martorell y L'Hospitalet y, sobre todo, esa conectividad por el lado más cercano a la montaña que ahora carece, pues sus estaciones en el centro metropolitano son Sants, Catalunya y Arc de Triomf.

Los estudios previos también sugieren modificar parte del planeamiento ya realizado. La nacida como L-12 del metro, en tiempos de CiU, y que finalmente será un ramal de Rodalies no se engancharía, si se llevan a cabo estas propuestas, a la actual R-3 (Vic-L'Hospitalet), como está ya planificado, sino a la R-4 (Manresa-Sant Vicenç por Sabadell y Vilafranca).

Según la nueva configuración de líneas, la R-3 desde la estación de Sants se dirigiría hasta el aeropuerto y, la R-4 tomaría en Glòries el túnel de la Diagonal para, después, ir hasta Cornellà y Castelldefels.

A estas novedades cabe sumar las que se producirán en la red de cercanías una vez finalicen las obras de mejora que está introduciendo el Ministerio de Fomento, por allá en el 2015. Sobre el formato de las líneas, el más destacado es que se acabará con el actual cizallamiento de los recorridos, de manera que las líneas que en el sur recorran la costa, una vez superen la conurbación barcelonesa volverán a la costa (la R-1) y lo mismo con las que circulan por el interior. En la actualidad la R-1 enlaza Molins de Rei con el Maresme y la R-2 hace lo propio entre la costa del sur y Granollers. El que estas líneas se crucen en los túneles barceloneses obliga a aumentar el tiempo de paso entre cada convoy.

SIN FECHA AÚN / Sobre el túnel de la Diagonal cabe decir que no tiene fecha para su construcción, aunque el plan territorial metropolitano de la Generalitat, que prevé las infraestructuras que funcionarán en la región barcelonesa dentro de 15 años, lo contempla. En ese mismo plan aparece la llamada R-8, la línea orbital que deberá unir el Maresme con el Garraf pasando por el Vallès, es decir, evitando entrar en la jungla barcelonesa.

0 Comentarios
cargando