Ir a contenido

nuevO PLAN PARA MEJORAR LA CONVIVENCIA SOBRE LA CALZADA

El RACC avala que las motos usen el carril bus sin legislar

El ayuntamiento y el club automovilista crean un decálogo del buen motorista urbano

El presidente de la institución cree que es un «hábito» que da seguridad al piloto

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / Barcelona

sebastià Salvadó es un hombre con la suficiente experiencia profesional y personal como para poder expresarse sin demasiados peajes políticos. Como presidente del RACC, ayer demostró que la edad es un grado y, tras preguntarle sobre la circulación de las motos por el carril taxi-bus, fue el primero en reconocer que, como motorista, usa estos viales porque es un «hábito que aporta seguridad al piloto y libertad a los coches». Junto a él, el alcalde Jordi Hereu tragaba saliva.

Salvadó ejercía de anfitrión en la presentación de la campaña Motocivismo, un proyecto impulsado por el mismo RACC y el ayuntamiento que, a partir de septiembre, buscará cambiar la mentalidad del motorista urbano para crear una nueva raza de pilotos cuyo primer y único pensamiento sea incrementar la seguridad y reducir los riesgos. En el fondo, no es más que un acopio de consejos básicos, una tabla de 10 mandamientos que van desde el uso del casco al respeto por las señales viales, pasando por el buen manejo de los intermitentes y el acatamiento de los límites de velocidad.

Son recomendaciones elementales, pero los 21 motoristas que sufren un accidente en Barcelona cada día obligan a lanzar mensajes claros y directos. Salvadó reivindicó el papel de la moto en las grandes ciudades al asegurar que es el elemento «más racional del transporte urbano», ya que, sentenció, «ayuda a que el tráfico vaya mejor». Hereu, por su parte, reconoció que son «una aportación muy importante a la movilidad» y pidió el máximo apoyo a la campaña para que Barcelona «pueda ahorrarse muchos disgustos».

Los pilotos del Mundial de motos Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo, Marc Márquez, Efrén Vázquez y los hermanos Pol y Aleix Espargaró asistieron al acto y escucharon los parlamentos con atención intermitente. En su curioso doble papel de padrinos de la moto cívica y profesionales de la velocidad, recetaron «concentración, paciencia, seguridad, tranquilidad y respeto por los demás».

PEDROSA, TAMBIÉN // Pedrosa se sumó al debate sobre el carril bus confirmando que es un usuario más de este vial. «Lo hago cuando veo que no hay nadie o cuando me evita un peligro. Prefiero una multa que acabar en el hospital», dijo. El presidente del RACC aclaró que no defiende aprobar por ley el uso de la calzada del transporte público. Su punto de vista se explica a través del sentido común: «Nos da facilidades a los motoristas y aporta libertad a los coches. La situación actual de permisividad es el mejor contexto posible».

0 Comentarios