Ir a contenido

La imagen de la gesta

El mexicano Santiago Garcés, fotógrafo del departamento de Márketing del Barça, captó la foto de Messi que resume "la euforia colectiva que vivimos todos en el Camp Nou"

Emilio Pérez de Rozas

Incluso siendo culé, incluso siendo profesional del Barça, incluso siendo mexicano, español y catalán a la vez, incluso trabajando para el departamento de Marketing del ‘més que un club’, incluso sabiendo que el Camp Nou, el ‘estadi’ y, sobre todo, el césped está plagado de fotógrafos, incluso creyendo que, tal vez, no se produzca el milagro, hay que estar preparado.

Hay que ser profesional desde el minuto 1 al 95. Y por eso Santi Garcés, uno de los fotoperiodistas del Barça, catalán con acento mexicano, acudió, como cada partido, al estadio sabiendo, pensando, soñando que esa también iba a ser su noche. La noche de la foto que reflejaría la catarsis que iba a ocurrir sobre el césped, el milagro, que estremecería al universo futbolístico, incluído el todo Madrid, claro.

TRES MÁQUINAS A PUNTO

Garcés, que comparte coleguismo con el gran Miguel Ruiz, el retratista de los campeones, el fotógrafo que jamás se separa de Messi&Cia, el hombre que cada año publica el libro de imágenes de la temporada, sabía que esos 95 minutos iban a ser la mejor vitrina de su vida. Bueno, en realidad, Garcés, que comparte pareja y profesión con Joana, su productora y editora, que tiene dos hijos estupendos, de 8 (Lluc) y 6 años (Santiago), no deja de pensar que, en el siguiente partido, también hará la foto de su vida. Garcés es de los que cuando dispara, ya sabe que tiene la foto. Los hay que han de verla, mirarla, repasarla, para saber que la tiene.

Santi Garcés

FOTÓGRAFO

"Cuando vi que Sergi Roberto marcaba el sexto gol, ni siquiera supe que era él. Salí disparado y pensé: '¡Esta es la mía!'"

Por eso, como en cada partido, Garcés tenía a punto sus tres máquinas, cada una con un objetivo distinto: teleobjetivo, zoom y, por supuesto, su gran angular, casi un ‘ojo de pez’, su 11 milímetros, una lente, más abierta que el ojo humano, que es un 25 milímetros, y que, cuando la utilizas, has de estar metido bien, bien, en el mogollón que quieres inmortalizar, es decir, en mitad de la guerra, del batallón, detrás de la trinchera, para poder ofrecer la sensación que deseas, que no es otra que simular ser uno de ellos. De los del mogollón.

LA COLGÓ ANTONELLA

"Cuando vi que Sergi Roberto marcaba el sexto e histórico gol, ni siquiera supe que era él. Es más, pensé que había sido Piqué, a quien la pelota rozó y, como él mismo reconoció, por poco la toca y le fastidia el remate a Sergi Roberto”, relata Garcés, que acaba de enterarse que Antonella Roccuzzo, la pareja de Leo Messi, ha colgado su fotografía en Instagram tras contarle a ‘la pulga’ quien la había captado. “Pues eso, intuí el gol y vi como Leo salía disparado hacia la grada de animación y pensé ‘esta es la mía’”.

Garcés cogió la caja con el angular y se fue corriendo hacia ese gol. Y se mezcló entre los hinchas. Quería tener a ‘D10S’ de cara, captar su expresión, su éxtasis, su expresividad, su felicidad, su euforia. “Como llevaba el angular, era cosa de ponerse a 10 metros de él. Y, justo en ese momento, empezó a caerse la gente encima mio. Por poco me matan, pero debía resistir. ¡Era la foto, caray! Me gusta estar cerca de la gente cuando la fotografío, me gusta más trabajar con objetivos cortos que con teleobjetivos”.

LA EUFORIA COLECTIVA

Cuando Garcés inmortalizó la imagen, el gesto que resumía la euforia colectiva que acababa de generarse en el Camp Nou (“la alineación de todos los astros y dioses al mismo tiempo”, dice este simpatiquísimo mexicano-catalán), quiso disfrutar de ella, pero tenía a un tipo que no paraba de abrazarle y besarle en el cuello y a otro que le pateaba la pierna derecha. “Cuando por fin me pude quitar a los dos ‘hooligans’, o casi, de encima, subí la imagen a mi pantalla, la traslade al móvil y la envié a mis compañeros de márketing, acompañada de un washap que decía ‘tengo el fotón del partido’, hay que aprovecharlo”.

La foto, en efecto, es la imagen de la gesta y, sobre todo, la instantánea que refleja la comunión del estadio, de la grada, de la ‘gent blaugrana’, con Messi, que representa el fútbol, el equipo, el vestuario, el ídolo, el líder.

0 Comentarios