Vídeo

Loles León recuerda su affaire con Jeremy Irons: "Me rompí la pelvis. Ibamos a hacer un trío pero no se le levantaba"

La actriz recordó la famosa noche de amor con el actor británico en el estreno de 'La gran confusión' en TVE

Loles León en ’La gran confusión’.

Loles León en ’La gran confusión’. / RTVE

2
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Loles León ha hablado en el estreno de 'La gran confusión', de uno de los episodios más surrealistas desde que es un personaje conocido. La actriz de 'La que se avecina' recordó la noche en la que tuvo un fugaz idilio con Jeremy Irons que terminó de la peor manera posible: con ella en el hospital y con la pelvis rota al caerse por unas escaleras en plena noche de amor.

Mucho se comentó en su momento de este extraño suceso con el actor británico, del que la intérprete no dio muchos detalles durante años. Sin embargo, en el programa de TVE se soltó: "Ibamos a hacer un trío, pero no se le levantaba. Bebió mucho esa noche y cuando bebes, la cosa va para abajo, cariño", le dijo a Xavier Sardà. "Ya te lo digo yo que me rompí la pelvis".

Como se recordó en el programa, Loles León conoció a Jeremy Irons en el año 1999 en una visita a Madrid y le acompañó hasta el hotel en el que se alojaba. Al entrar en la habitación, estaba completamente a oscuras y mientras el actor se dirigió a recepción para comunicar esta situación, ella decidió entrar palpando las paredes en busca de algún interruptor, cayéndose por las escaleras que daban acceso a la zona habitable de la suite.

Noticias relacionadas

La actriz se rompió la pelvis y la muñeca derecha en este accidente, circunstancia que le obligó a permanecer inmovilizada durante bastantes semanas y en consecuencia a renunciar a los compromisos laborales que ya había firmado, entre los que se encontraba una película con una productora de Australia.

Años después de este suceso, el Tribunal Supremo condenó al establecimiento hotelero a pagar más de 44.000 euros a Loles León por lo ocurrido. En el juicio quedó acreditado que la habitación no disponía de luces de emergencia, tal y como establece la normativa, y que incluso el ayuntamiento requirió por escrito su colocación a los responsables del hotel para el caso de las habitaciones que contaban con dos alturas, como la ocupada entonces por Jeremy Irons.