Vídeo

Agreden con un palo a un equipo de 'Espejo público': "Uno de ellos salía con una escopeta"

El reportero Miguel Ángel Silva ha relatado en el magacín de Antena 3 cómo sucedieron los hechos

Agreden con un palo a un equipo de 'Espejo público': "Uno de ellos salía con una escopeta"
1
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Un equipo de 'Espejo público' ha sido víctima de una agresión en La Cistérniga (Valladolid), hasta donde se desplazó el programa para informar sobre un caso de ocupación ilegal en la casa de un matrimonio de ancianos. Una de las personas que habita en esa vivienda salió corriendo detrás de los reporteros mientras les golpeaba con un palo, tal y como ha explicado el propio magacín de Antena 3 en su entrega de este martes. 

"¡Oiga, deje eso! ¡Adri, grábalo!", se escucha decir en la grabación al periodista Miguel Ángel Silva, que ha acudido a plató para ofrecer más detalles de lo sucedido. Con dos dedos vendados, ha relatado cómo vivió ese momento cargado de tensión: "Era un continuo apaleamiento lo que sufrimos". "Me tengo que hacer alguna radiografía", aseguraba "con el susto en el cuerpo todavía" tras este episodio.

"A mí me dio en la espalda en varias ocasiones. Luego me dio en el dedo. Mi compañero entró en el coche y le empezó a pegar palazos en las costillas", ha narrando Miguel Ángel. Según ha revelado en su programa, los vecinos le contaron que uno de los atacantes acababa de salir de la cárcel tras cumplir condena "por haber matado a su mujer".

Ayer por la tarde, después de que ocurriera la agresión, el reportero y sus compañeros denunciaron los hechos en comisaría: "Estuvimos tres horas y media redactando una denuncia de casi cuatro páginas. Denunciamos a este sujeto, que parece ser que también nos ha denunciado a nosotros". 

Noticias relacionadas

"Tras agredirnos en reiteradas ocasiones, llegan varias personas más con actitud amenazante y agresiva. Los vecinos salen en nuestro auxilio y nos refugian en el interior de un bloque de viviendas", apunta Silva en el reportaje que se ha emitido esta mañana. Allí siguieron recibiendo "insultos y golpes en las ventanas" hasta que llegó la Guardia Civil para calmar la situación. 

Previamente habían acudido agentes de la policía que no consiguieron rebajar el ambiente de tensión: "Hablaban con él pero no le quitaban el palo". "Un vecino nos dijo que nos metiéramos para dentro, porque uno llevaba una escopeta. Ahí es donde me asusté", ha afirmado Silva.