Entrevista YOTELE

Gonzo vuelve con 'Salvados': "Mi objetivo no era igualar en estos dos años las audiencias que hacía Évole"

Hablamos con el presentador del programa de laSexta, que inicia temporada con un programa centrado en la crisis de Afganistán

Gonzo, presentador de ’Salvados’.

Gonzo, presentador de ’Salvados’. / ATRESMEDIA TELEVISIÓN

8
Se lee en minutos
Víctor Santos

Gonzo regresa este domingo a laSexta con la nueva temporada de 'Salvados'. Como arranque a esta nueva tanda de capítulos, el programa viaja a Afganistán para retratar la nueva realidad del país, después de que los talibanes hayan recuperado el poder apenas un mes después de la retirada internacional, contando con los testimonios de Barack Obama, Bruce Springsteen, el portavoz del gobierno Talibán, Zabihullah Mujahid, la periodista afgana, Samira Staikzai, y la enviada especial del diario Ara, Mònica Bernabé.

En las siguientes entregas, el espacio abordará, entre otros temas de máxima actualidad, el desorbitante precio de la luz o el cambio climático en una entrevista con Greta Thunberg, la primera que concede a una televisión de habla hispana. YOTELE habla con Gonzo sobre la nueva temporada de 'Salvados' en laSexta, entre otros temas.

Volvéis con una entrega dedicada a contar lo que está ocurriendo en Afganistán.

Intentamos contar en una hora cómo es la vida ahora mismo en Kabul sobre todo. Pasamos seis días allí y contamos con la ayuda inestimable de la periodista Mónica Bernabé, que estuvo viviendo allí ocho años y ella nos introduce lo que significa volver a vivir bajo el poder Talibán y qué ha sido lo que ha sucedido para llegar a esa situación. Pero también hablamos con afganos, sobre todo los que están sufriendo más que el país esté gobernado por esta gente. Hablamos con cooperantes del gobierno español, una mujer que es periodista y es perseguida, incluso con gente que nos vamos encontrando por la calle. También con un ministro del gobierno Talibán, le preguntamos qué se puede esperar de ellos en el país. Y eso es un poco el grueso del programa, que complementamos con la suerte de haberles podido tirar una pregunta a Obama y Springsteen aprovechando que presentan libro.

Dada la situación que están viviendo las mujeres allí, ¿ha sido difícil encontrar con algunas que quisieran hablar?

Sí, sí. Complicadísimo, y es lógico porque las mujeres con las que contactamos son personas que viven escondidas, que tienen que estar cambiando de casa cada rato, que están perseguidas por los talibanes, cuando no las encuentran a ellas amenazan a sus familias... Entonces se hizo muy complicado. Al final conseguimos que una periodista, Samira, sí quisiese hablar y nos permitió ver cómo es su vida en su casa, que no tiene nada que ver con cómo es cuando sale. Cuando sale tiene que ser a escondidas para que no la pillen. Ella sabe que hablar con un desconocido, aunque sea afgano, ya les puede provocar un castigo, así que imagínate lo que es para un talibán que una mujer hable con un periodista extranjero.

¿Qué sensación os llevasteis de lo que está ocurriendo allí?

La primera es que es una vergüenza para la comunidad internacional que después de veinte años, de todas las vidas que costó esa guerra, que al final le hayan regalado el país. La entrevista que hacemos con el ministro talibán nos sorprende y va a sorprender por lo que cuenta acerca de los acuerdos de paz que firmaron los talibanes con Estados Unidos. En ese sentido, regalan un país a una gente que en los años 90 ya demostró de qué va. Lo que quieren es utilizar el miedo y una interpretación radical del islam, que nada tiene que ver con lo que cree la mayoría del pueblo, para poder expandir lo que ellos llaman su emirato.

Si por algo se caracteriza 'Salvados' es porque siempre conseguís hablar con gente muy importante y muy difícil de acceder. ¿Cómo habéis conseguido en esta ocasión hablar con Obama y Springsteen?

Aprovechando que están sacando libro y aprovechando también que ya llevábamos mucho tiempo detrás de Obama. Siempre lo hemos hecho a través de la editorial, porque Barack Obama sacó un libro hace dos años y en ese momento intentamos conseguir la entrevista, pero no pudo ser. Era muy difícil porque la editorial norteamericana solo permitió hacer esta videollamada y solo aceptaron a seis medios internacionales. Conseguir estar ahí ha sido un trabajo muy duro que se consigue por talento de nuestro equipo.

Además de este viaje a Afganistán, ¿qué vamos a poder ver o a quién vamos a poder ver en esta nueva temporada?

La semana que viene el programa va sobre eléctricas. Diez años después 'Salvados' vuelve a hacer un programa sobre eléctricas, porque las cosas no han cambiado. Bueno, no solo no han cambiado, han ido a peor. Intentamos explicar por qué está pasando lo que está pasando y qué se puede hacer para evitar el poder del oligopolio de las eléctricas. Y ya lo hemos hecho otras veces, es ir a buscar ejemplos en otros países. Nos hemos ido a Alemania, que los dos países estamos bajo el paraguas de la Unión Europea y nos permiten lo mismo. Allí hay cientos de pueblos donde la gente genera la propia energía que consume, con plantas fotovoltaicas, con plantas de bio-gas... Y no solo pagan poco de luz, es que ganan dinero con la electricidad. Y allí también hay tres grandes eléctricas que lo controlan todo, también hay un gobierno que cada vez lo ha complicado más. Pero allí la legislación les permite utilizar sol, cuando aquí tenemos mucho más sol. También hemos querido ver qué se puede hacer y le preguntamos por ejemplo a la ministra que por qué nunca hemos oído hablar de incentivar el autoconsumo entre los ciudadanos. Nos costó mucho hacerla porque ni los presidentes ni los consejeros de las eléctricas han querido hablar, ningún exministro de industria quiere hablar...

Ese será el segundo programa, y el tercero es otra muy buena exclusiva de 'Salvados' y es que hemos conseguido ser el primer medio en español, o por lo menos la primera televisión, que entrevista en exclusiva a Greta Thunberg. Después de mucho tiempo detrás de ella nos concedió el sábado pasado una entrevista y allí estuvimos con ella en Estocolmo, pasando una mañana. Me sorprendió muchísimo, aparte que iba con el miedo de cómo iba a ser entrevistar a una chavala de dieciocho años, con Asperger y que es un icono global y está cansada de periodistas. Y, sin embargo, no sé cómo lo hicimos, conseguimos que se relajase y se divirtiese incluso durante la entrevista.

Ya hace dos años que tomaste las riendas de 'Salvados'. La audiencia ha bajado un poco, ¿pero qué balance haceS?

La evaluación primera no puede ser en función de la audiencia. Lo principal es que el formato siga siendo fiel a lo que era, y en ese sentido creo que no hemos traicionado la historia de este programa, ni a la hora de elegir unos temas que son complicados en televisión. Tampoco hemos traicionado el intentar tener a las caras más importantes de la actualidad. En cuanto a la audiencia, evidentemente cuando hay un cambio tan importante se nota. En mi objetivo no estaba igualar en estos dos primeros años las audiencias que hacía Jordi, entre otras cosas porque la tele y los medios de comunicación han cambiado muchísimo. La competencia es brutal. Además, 'Salvados' es el tipo de contenido que te puede ofrecer una plataforma, no es entretenimiento o un talent show, que eso lo ves en la tele. Por tanto, que las audiencias bajen no creo que sea porque haya menos interés, significa que ha habido un cambio. Conseguir que la gente se acostumbre a un nuevo presentador de un programa como este no es cosa de un día. Estamos contentos pero creemos que podemos mejorar.

A nivel personal, ¿echas de menos esa parte más gamberra que tenía 'El Intermedio'?

No, no lo echo de menos. Estoy muy contento con lo que estoy haciendo aquí. Hago el gamberro cuando la cámara está apagada. Lo que sí me gusta es disfrutar y pasármelo bien. Incluso en las grabaciones más complicadas intento provocar la risa en el equipo, porque eso ayuda. Sigo haciendo el gamberrete, pero eso ahora no se ve en pantalla. Pero no lo echo de menos, también uno se va haciendo mayor y ya en las últimas temporadas en 'El Intermedio' me sentía cansado, me provocaban cierta ansiedad los reportajes de perseguir a la gente y ser un poco coñazo, porque veía que me faltaban fuerzas y porque llevaba muchos años haciéndolo. Eso de ir disfrazados de rana a ver a Esperanza Aguirre fue una época preciosa pero... Igual que no echo de menos salir hasta las once de la mañana como cuando tenía 28 años.

Noticias relacionadas

Con esta fiebre por la nostalgia en la televisión, ¿tendría cabida a día de hoy un 'Caiga quien caiga'?

Cabida siempre tiene. La actualidad tiene cabida siempre y el humor tiene cabida siempre, y si ya los mezclas en un formato... Pero bueno, ahí está 'El Intermedio' que bebe mucho. Son reporteros en la calle molestando, con sus gracias... Lo que pasa que los formatos tienen la vida que tienen y cuando desaparecen de pantalla es difícil que la gente se vuelva a enganchar.

Temas

Salvados