28 nov 2020

Ir a contenido

NO EMPEZARON CON BUEN PIE

Teresa habla en 'First Dates' de su mala relación con su suegra: "Una cosa es ser reservada y otra maleducada"

La comensal aseguró en el dating de Cuatro que cree que no le cae bien porque dijo que me gustaba sexo en la primera cita que tuvo con su hijo

Redacción Yotele

Teresa en ’First Dates’.

Teresa en ’First Dates’. / CUATRO

Encontrar el amor en 'First Dates' también puede conllevar tener otro tipo de problemas. Este es el caso de Teresa, una encuestadora valenciana de 32 años que, además de tener una segunda cita con Paco, su actual pareja, habló de lo mal que se lleva con su suegra en su regreso al restaurante: "A su madre no le hice mucho gracia".

"Tampoco me trato muy bien. No me dio ni dos besos ni nada cuando yo estuve en su pueblo. Ella seguió haciendo las cosas de casa. Yo no lo veo tan normal. Ni para mí ni para nadie. Una cosa es ser reservada y otra maleducada", aseguró Teresa, narrando posteriormente otra escena protagonizada por su suegra que no le hizo mucha gracia: "Al día siguiente, quedamos para desayunar y, como llegamos tarde, se fue".

Posteriormente, preguntada por Carlos Sobera y además que ya le fue suficiente estar una vez con esta señora, Teresa afirmó que cree que la madre de Paco le hace eso porque no le cae bien: "Si cuando me vio por la televisión, le dijo a su hijo "qué perlita te has llevado". Pero si yo soy un encanto. ¿Qué me está contado esta mujer?".

"Yo creo que no le caigo bien a la madre de Paco, seguramente, porque, en la primera cita, dije abiertamente que me gustaba sexo. Lo que me gusta, me gusta y lo digo directamente. Soy así de clara y de sincera. Entonces, a lo mejor tiene miedo de que me vaya con otro o le pueda ser infiel", explicó la valenciana ante las cámaras del dating de Cuatro.

Dejando aparte este momento, lo cierto es que Teresa también se llevó una importante sorpresa en su regreso al restaurante, ya que Paco quería convencer a Teresa para que se fuese a vivir con él a Montilla, su localidad natal, pero en un piso sin sus padres: "Yo tengo más complicado irme a Valencia porque tengo mi empresa, tengo mi cartera de clientes y trabajo para muchos ayuntamientos".

Concretamente, el cordobés le hizo esta propuesta cuando llegaron los postres, recbiendo un 'sí' por Teresa, aunque un poco con la boca pequeña: "Cuando me diga adiós mi jefe hasta luego, me quede paro y ahorre un poco, me voy a vivir con él, porque tampoco vamos a vivir de las nubes".