EN 'EL INTERMEDIO'

Wyoming se transforma en Abascal: "No levantamos nuestro imperio con feminazis, sino con hombres valientes"

El presentador se puso en la piel del líder de Vox y respondió a las preguntas de Dani Mateo

Wyoming se transforma en Abascal: "No levantamos nuestro imperio con feminazis, sino con hombres valientes"
Se lee en minutos

Redacción Yotele

El Gran Wyoming se transformó este martes en Santiago Abascal. El presentador de 'El intermedio' se puso en la piel del líder de Vox para conceder una de las habituales 'entrevistas por la cara' del formato de laSexta. 

Metido en el papel de Abascal, Wyoming afirmó que solo en necesario un ministerio en nuestro país: "El único que no tiene Pedro Sánchez: el ministerio de la Españolidad. Lo instalaré en cuanto gobierne y tendrá tres subsecretarías: la de la iglesia católica, la de la tauromaquia y la de la inmigración, de la que dependerán a su vez dos direcciones generales: la de panchitos y la de moros". 

"No me ponga esa cara que yo no soy racista, hay dos negros que tienen todo mi respeto. El de Vox y el de whatsapp", afirmó el falso Abascal ante Dani Mateo, que le preguntó por la estrategia que va a seguir Vox: "No esperen una oposición cobarde y llorona como la del PP, España está viviendo una emergencia pero no la vamos a dejar caer".

"Para controlar el nido de golpistas, comunistas y piojosos que han tomado las instituciones, vamos a recurrir a las armas", aseguró mientras mostraba a cámara un tirachinas. Además, respecto a Catalunya, señaló que "el diálogo es para los ascensores". "Hay que mandar el ejército a Catalunya para detener a Torra, a Puigdemont y a Piqué", apuntó. 

Te puede interesar

"Catalunya está bajo el yugo de la generalidad filoterrorista y masona, se ha convertido en un territorio muy peligroso", afirmó el Abascal de Wyoming, que lanzó después una pregunta que respondió él mismo: "¿Nuestro imperio se levantó con feminazis y marimachos? No, conquistamos América con el coraje y la gallardía de hombres valientes que blandían sin descanso sus espadas". "En el campo de batalla les aguardaba la gloria y en casa sus mujeres con la comida hecha y la ropa planchadita. Así ha sido siempre y debe seguir siendo", finalizó.