Ir a contenido

VARIOS SPOTS

La campaña de la Lotería de Navidad apuesta este año por cuatro emotivas historias

Este viernes se estrenan en televisión los cuatro anuncios que componen la campaña ideada por la agencia Contrapunto

Redacción Yotele

La campaña de la Lotería de Navidad apuesta este año por cuatro emotivas historias

La Lotería de Navidad no apostará este año por un único spot, sino por varios. A partir de mañana y a lo largo de las próximas semanas, se emitirán por televisión cuatro historias diferentes que estarán unidas por un mismo nexo común: los décimos del sorteo extraordinario que se celebra el 22 de diciembre y del que, como cada año, estarán pendientes millones de personas. 

La responsable de la campaña de este año es la agencia Contrapunto, que en esta ocasión ha vuelto a apostar por el la emotividad y el humor. La primera de las historias está protagonizada por el actor Ramón Barea, que se pone en la piel de un hombre llamado Félix. En el anuncio acude a la casa de Pilar, la exmujer de su hijo, para hacerle una pregunta. 

"¿Tienes 10 euros? Ya sabes que en Navidad siempre cojo unos décimos de lotería para mis hermanos, para mis primos, para mis hijos... Y este año se me hace un poco raro no compartirlo contigo, porque aunque no seas la mujer de mi hijo, para mí sigues siendo de la familia", dice mientras le entrega un décimo a su exnuera. 

"Me vas a hacer llorar", responde ella sin aguantar las lágrimas antes de fundirse en un abrazo con el protagonista de la historia. "Lo de los 10 euros era en broma", reconoce Félix al mismo tiempo que en pantalla aparece el lema de la campaña: "Cuando compartes un décimo, compartes mucho más". 

Así son los otros tres anuncios

La segunda historia está ambientada en un hospital y cuenta la historia de Víctor y Carmen, enfermero y paciente. "Tengo algo para ti. Este décimo lo vamos a compartir", le dice él para lanzarle un mensaje optimista: "¿Qué vas a hacer con el premio cuando salgas de aquí? Porque vas a salir de aquí".

En la tercera historia está presente el humor y tiene como protagonista a un matrimonio que invita a comer a sus hijas y a sus respectivas parejas. El padre prepara un sobre para una de ellas, y aunque se niega a escribir el nombre de su yerno, finalmente se acaba dando cuenta de que la mejor opción es compartir.

La cuarta y última historia sigue a Emilio Gloria, padre e hija. En el primer día de jubilación del hombre, ella le regala un décimo de lotería con un número muy especial: el día en que su padre inauguró la empresa.