Ir a contenido

ANÁLISIS

Isabel Pantoja y Telecinco: crónica de una relación amor-odio

La tonadillera vuelve a dejarse querer por la cadena de Mediaset tras una serie de numerosos desencuentros en el pasado

Sergio L. Merillas

Isabel Pantoja y Telecinco: crónica de una relación amor-odio

Es uno de los bombazos televisivos de la temporada. Isabel Pantoja abandonará Cantora en los próximos días para poner rumbo a 'Supervivientes 2019', donde tendrá que convivir con personajes tan dispares como Mónica Hoyos, Oto Vans, Omar Montes, Chelo García Cortés o Dakota. La tonadillera será el principal reclamo de una edición que, a priori, promete dar muchos momentazos por los nombres tan potentes que incluye en su casting. 

La Pantoja se aventura de esta forma en un nuevo reto televisivo que marca un antes y un después en su relación con Mediaset, grupo de comunicación con el que ha firmado un contrato para embarcarse en otros proyectos más allá del reality show. Así, la reconocida artista vuelve a situarse en la primera línea mediática y se reconcilia definitivamente con la empresa que tantos disgustos y alegrías le ha dado. 

La tormentosa relación entre Isabel Pantoja y Telecinco tiene su origen en 'Aquí hay tomate', el transgresor e irreverente formato presentado por Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde que azotaba a las principales celebrities del país con un tono crítico e innegablemente ingenioso. Allá por el 2003, la andaluza se convirtió en una de las principales 'víctimas' del programa por su romance con Julián Muñoz

De hecho, en su último programa, el 'tomate' se vistió de luto y sus reporteros se despidieron de la audiencia desde los exteriores de Cantora, uno de los escenarios más emblemáticos del formato. La folclórica, el rostro más buscado por la prensa del corazón por aquel entonces, dejó frases como "dientes, que es lo que les jode" "no me vas a grabar más" que, sin duda, ya forman parte de la cultura popular de este país. 

Visita a 'Supervivientes' y 'campanazo'

En 2011, tres años después del final de 'Aquí hay tomate', la artista enterró el hacha de guerra con la cadena para recibir a Kiko Rivera en el plató de 'Supervivientes', después de que su 'pequeño del alma' se viera obligado a abandonar y regresar a España por motivos de salud. 

La sevillana, que ya había llamado por teléfono para animar a su hijo durante su estancia en la isla hondureña, accedió a acudir al plató y a ser entrevistada en directo por Jorge Javier Vázquez, el mismo que había sido uno de sus mayores azotes en el pasado. "Bastante tomaste me diste", llegó a responder, con los cañones hacia su persona, a un chascarrillo del comunicador. 

Esta visita disparó la audiencia del reality show y marcó el inicio de una bonita amistad entre Isabel Pantoja y Telecinco, que culminaría con la firma de un contrato por el que, además de comprometerse a varios proyectos, la intérprete accedía a presentar las Campanadas ese mismo año... en compañía del propio Jorge Javier. Un giro de los acontecimientos que no tardaría en volver dar un vuelco de 360 grados.

La 'traición' de la Pantoja

En febrero de 2012, Isabel Pantoja le puso los 'cuernos' a Telecinco con Antena 3 entrando por teléfono en 'Espejo público'. El motivo de esta llamada no fue otro que un debate sobre el 'caso Malaya' en el espacio de la competencia, lo que llevó a la tonadillera a coger el móvil y ofrecer unas declaraciones de las que posteriormente se arrepintió, prohibiendo a la cadena a difundir la entrevista que meses más tarde salió del cajón. 

Debido al contrato de exclusividad que había de por medio, la cadena de Mediaset se sintió traicionada por la llamada de la Pantoja a Susanna Griso. Pero lejos de perdonarla y pasar por alto este desliz, decidió vengarse y emitió en prime time la tv movie 'Mi gitana', un biopic no autorizado sobre la figura de la artista que terminó dinamitando la relación que se había forjado en 2011. 

Y es que la cantante decidió emprender medidas legales y demandó a Telecinco porque, a su juicio, la miniserie estaba repleta de datos falsos e inexactos. En total, la artista reclamaba a su antigua casa una indemnización de cinco millones de euros debido a las "injurias y calumnias" que había vertido sobre su vida personal. De esta forma, se inició una batalla judicial mientras 'Sálvame' y otros programas de Telecinco pusieron a la cantante y a su familia en el punto de mira de sus tertulias

Reaparición en 'El Hormiguero'

Dos años después, en 2014, Isabel Pantoja ingresó en la prisión de Alcalá de Guadaíra por blanqueo de dinero y volvió a convertirse en la 'comidilla' de los tertulianos de Telecinco. No fue de extrañar que tras su salida de la cárcel en 2017 decidiera reaparecer en un plató de Antena 3, eligiendo a 'El hormiguero' de Pablo Motos como ventana para anunciar su comeback a los escenarios. 

La Pantoja se sintió muy cómoda en una entrevista en la que tuvo todo a su favor y en la que no dudó lanzar un dardo a Jorge Javier Vázquez. Al menos eso es lo que interpretó el propio presentador, después de que la invitada de Motos realizara unas declaraciones sobre su perrita Sissi: "Aunque viniera de donde vino, la sigo amando por encima de todo". Precisamente, fue Jorge Javier quien le había entregado a Sissi 14 años atrás en 'Sabor a ti'. 

Un Jorge Javier demoledor

De estas escuetas palabras, 'Sálvame' sacó el contenido suficiente para nutrir su escaleta durante una larga temporada. De hecho, Jorge Javier tomó el turno de réplica para declararle la guerra a su antigua compañera con un demoledor e incluso cruel discurso: "Cuando no le sirvo me da una patada y me envía a la mierda. Prefiero estar en la mierda que a su lado". "¿Hacía falta actuar con semejante desprecio? ¿Necesitaba humillar a alguien así?”, se preguntó.

La histórica llamada: "No hay ceros en esa cadena"

Después de una larga temporada en silencio, Isabel Pantoja volvió a entrar en juego en septiembre de 2018. Aprovechando la participación de su hija Isa en la sexta edición de 'GH VIP 6', llamó por teléfono a 'Sálvame' y mantuvo a los espectadores pegados a la pantalla durante una histórica intervención que disparó los audímetros. A lo largo de 60 minutos, una Isabel más humana habló alto y claro para zanjar todas las habladurías sobre su familia.

"No hay ceros en esa cadena para que yo me siente" fue una de las frases que soltó la tonadillera durante su llamada, la cual pasó a formar parte de su amplio cupo de expresiones inolvidables. Pero seis meses después, parece que los ceros en Telecinco sí han sido los suficientes para que se embarque en la aventura de 'Supervivientes'.

La participación de Isabel se confirmó oficialmente el pasado martes, y dos días más tarde, reapareció en las pantallas de la cadena de Fuencarral para visitar a Kiko Rivera en la casa de 'GH Dúo' durante la misma noche de la gran final que, finalmente, se saldó con la victoria de María Jesús Ruiz. ¿Será esta la reconciliación definitiva entre la tonadillera y la cadena de Paolo Vasile?