18 sep 2020

Ir a contenido

SUBIDA DEL IBI

Viladecans aprueba inicialmente una subida del IBI del 0,5% para 2020

Las ordenanzas fiscales han sido aprobadas con los votos a favor del equipo de gobierno, los votos en contra de ERC y Cs y la abstención de Podemos

La propuesta incluye una congelación de la mayoría de tasas y nuevas bonificaciones para actuaciones de eficiencia energética, entre otras

El Periódico

 Ayuntamiento de Viladecans

 Ayuntamiento de Viladecans

El Pleno municipal de Viladecans, que se reunió jueves por primera vez tras las vacaciones, ha aprobado de manera inicial las ordenanzas fiscales de 2020, que regulan las tasas e impuestos municipales y que incluyen una subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) del 05%, lo que supone un incremento de 2,9 euros de media por recibo, así como una congelación de la mayoría de tasas municipales.

Las ordenanzas han sido aprobadas -igual que sucedió el año pasado- con los únicos votos a favor del equipo de gobierno, que este año gobierna en mayoría absoluta con 13 concejales del PSC y la concejala de Viladecans en Comú, Encarna García. Votaron en contra ERC y Ciutadans, mientras que el grupo municipal de Podemos se abstuvo.

La aprobación de las ordenanzas y, especialmente el aumento del IBI, han vuelto a generar una vez más debate entre los diferentes grupos, que han recriminado al equipo de gobierno más diálogo y que se les incluya en las fases previas a la presentación del documento.

“Cuarta subida del IBI en 5 años”

La portavoz del grupo municipal de ERC, Bàrbara Lligadas, se mostró especialmente crítica con la subida del IBI: “Solo por ese motivo ya votaríamos en contra de estas ordenanzas”, aseguró al plenario, a la vez que defendió que "estaríamos de acuerdo en pagarlo si revertiera en la ciudadanía, pero los servicios no están a la altura de esta factura de IBI". 

En la misma línea se pronunció el portavoz de Cs, José Luís de la Rosa, que recriminó al equipo de gobierno que “vuelva a subir el IBI por cuarta vez en los últimos 5 años, acumulando una subida del tipo impositivo del 25,76%”. “Los vecinos que pagaban 600 euros hace cuatro años ahora pagan 755”, ejemplificaba el edil.

“Estamos en el ‘top 20’ a nivel nacional y en el ‘top 7’ de Catalunya de municipios con el IBI más alto”, aseguraba el concejal de los naranjas, misma reflexión que hacía minutos antes la portavoz de ERC, que añadía además que, si se compara junto a la renta media de los municipios, Viladecans pasaría incluso por delante de Sant Cugat.

Por su parte, la tenienta de alcaldía Joana Sánchez (PSC), encargada de presentar la propuesta, respondió a la oposición recalcando que el documento incluye una congelación de la mayoría de tributos -excepto tres- por octavo año consecutivo, y que se corresponde con el incremento de partidas destinadas a servicios y a incrementar el salario de trabajadores públicos.

Remanente de 24 millones de euros

En cuanto a la comparación con el resto de municipios del entorno, Sánchez se dirigió a la oposición argumentando que “el Ayuntamiento de Viladecans no cobra por tasa de basura domiciliaria ni por tasa de alcantarillado, algo habitual en otros municipios”, a lo que los grupos de la oposición pidieron no “comparar” al municipio con otras ciudades de diferente dimensión: “No hagamos trampas”, pidió de la Rosa.

Por su parte, el portavoz de Podemos, José Antonio Martínez, defendió la abstención del partido argumentando que "hay algunas propuestas de modificación que nos parecen acertadas". Pese a ello, defendió también que "hay otras formas recaudatorias" que se pueden llevar a cabo "sin tocar el bolsillo de los ciudadanos", y ponía a modo de ejemplo la tasa que se impone a los cajeros en vía pública.  

Nuevas bonificaciones fiscales

La propuesta del equipo de gobierno leída incluye una modificación, según Sánchez, de solo tres de las más de 30 ordenanzas fiscales existentes: la subida del IBI y de la tasa de cementerios -del 0,5% y del 0,4% respectivamente, que incluyen además “criterios de progresividad” para que paguen más las oficinas con mayor valor catastral, y una subida de la tasa de mercados, que afectará solo al mercado de la plaza Europa.

El documento incluye también un incremento de las bonificaciones fiscales para actuaciones de eficiencia energética, así como para la instalación de sistemas de aprovechamiento térmico y energía solar -por ejemplo, una bonificación del 50% del IBI durante 3 años-, y para las obras de rehabilitación dedicadas a suprimir barreras arquitectónicas, además de nuevas bonificaciones en el impuesto de circulación para vehículos históricos o mayores de 25 años.

Un remanente de 24 millones

La oposición recriminó también al equipo de gobierno otro de los puntos tratados en la sesión plenaria: las cuentas generales del Ayuntamiento de 2018, que dejan un remanente de tesorería de 24 millones de euros. “Esta subida del IBI servirá para continuar incrementando este remanente, que se destina solo a pagar la deuda de las empresas públicas”, recriminaba Lligadas.

La portavoz de ERC calificaba así de "incomprensible" el hecho de que "en vez de revertir los impuestos en la ciudadanía se aumente la presión fiscal para pagar deudas”. Algo que también apuntó el portavoz de Cs, que reconoció sentir "cierta preocupación" por la baja ejecución de algunas partidas y por unas cuentas que en los últimos años situaban al municipio "líderes en deuda, junto con Cornellà, entre las poblaciones del Baix Llobregat". 

Así, las cuentas generales del Ayuntamiento correspondientes al ejercicio de 2018 se aprobaron con los votos a favor de los concejales del PSC, Viladecans En Comú y Podemos -cuyo portavoz argumentó que era un simple "ejercicio contable"-, mientras que los ediles de ERC y Cs votaron en contra.

Más noticias de Viladecans en las ediciones locales de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA 

Temas IBI Impuestos