Ir a contenido

Salud

Los hospitales de Bellvitge y Viladecans tratan un millar de pacientes con hepatitis C

La aparición de los antivirales de acción directa ha sido decisiva en la lucha contra una enfermedad que tiene tasas de curación de entre el 96% y el 98%

ACN / VILADECANS

Dispensador de medicinas contra la Hepatitis C.

Dispensador de medicinas contra la Hepatitis C. / ACN

Los hospitales de Bellvitge y Viladecans, de la Gerència Territorial Metropolitana Sud, han tratado desde 2015 a 1.049 pacientes con hepatitis C. De estos, 822 casos, los más complejos, han sido tratados en Bellvitge y 227 en Viladecans.

La aparición de los antivirales de acción directa, que se empezaron a prescribir en 2014, ha sido decisiva en la lucha contra una enfermedad que a día de hoy tiene tasas de curación de entre el 96 y el 98%, y en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

En este sentido, la doctora Mercè Barenys, del servicio de Aparato Digestivo del hospital de Viladecans, considera “impactante” la revolución que ha supuesto la aparición de los antivirales de acción directa “ya que, antes, un 40-50% de pacientes debían recibir tratamientos inyectables, de larga duración, mal tolerados y con tasas de curación de entre el 20-30% según genotipos”, mientas que los fármacos orales actuales permiten tratamientos cortos de entre 8 y 12 semanas con una buena tolerancia y, “lo que es más importante, con un índice de curación muy elevado”.

El virus de la hepatitis C se transmite por vía sanguínea y puede evolucionar hacia hepatopatías graves, como la fibrosis avanzada o la cirrosis, en un 35% de los casos aproximadamente. En estas tipologías se concentra actualmente la actuación sanitaria pública con unos tratamientos que inicialmente rondaban los 60.000 euros, pero que ahora han reducido el precio hasta el coste de entre 8.000 y 13.000 euros.

“Se ha llevado a cabo un esfuerzo muy importante durante los tres últimos años, tanto desde el punto de vista económico como humano y se han conseguido tasas de curación espectaculares”, destaca el doctor Josep Castellote, del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Bellvitge, servicio que trata estos pacientes junto con el Servicio de Enfermedades Infeccionsas en el caso de pacientes coinfectados con VIH.

Por otro lado, los hospitales de Viladecans y Bellvitge tienen identificadas unas 300 personas que son portadoras de los virus de la hepatitis C, pero que hasta ahora no han desarrollado ningún síntoma de la enfermedad. El seguimiento que llevan a cabo los dos hospitales sobre este grupo de personas permite mantener controlada la posible evolución de la enfermedad e iniciar actuaciones de manera precoz en caso de ser necesario.

Con la vista puesta en una posible erradicación de la enfermedad a medio plazo, la prevención y la actuación sobre el grupo de población que es portadora del virus sin saberlo todavía son factores fundamentales. “Hay mucha hepatitis C escondida, se estima que un 40% de enfermos que son portadores del virus no lo saben y actúan como escalón de contagio”, afirma el doctor Castellote. En esta misma línea, la doctora Barenys destaca la necesidad de mantener la dotación de recursos para continuar incidiendo en la prevención de la infección nosocomial, el aumento de las precauciones entre los grupos de riesgo y la detección de nuevos casos.

Más noticias de Viladecans en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando