Limpieza de cocina

El truco infalible para limpiar la vitrocerámica aunque esté muy sucia

El truco infalible para limpiar la vitrocerámica aunque esté muy sucia

Flick / Eduardo GD

1
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

A la hora de cocinar y de comer manchamos electrodomésticos, utensilios y mobiliario de la cocina, una estancia que usamos a diario varias veces y que puede convertirse en una ardua tarea, porque se suele acumular mucha grasa y suciedad. No obstante, existen multitud de trucos para facilitar estas tareas. Uno de ellos, por ejemplo, es la limpieza de la placa de la vitrocerámica.

Noticias relacionadas

En los anuncios de televisión todos nos quedamos con la boca abierta al ver cómo brillan las encimeras y vitrocerámicas que aparecen en los mismos. Si la tuya no luce así y ansias recuperar su brillo inicial, apúntate el siguiente truco. Tu aliado principal para la limpieza de tu vitrocerámica será la pasta de dientes. Lo único que tienes que hacer es aplicar este producto de higiene sobre tu vitro y extenderlo sobre la placa. Déjalo actuar durante unos minutos y, posteriormente, retira con la ayuda de un paño húmedo.

El resultado será asombroso y tu vitrocerámica volverá a lucir como el día que te la instalaron. Presume de una vitrocerámica de anuncio gracias a la pasta de dientes.