Biodiversidad

El 25% de las aves españolas están en peligro de extinción, según el Libro Rojo 2021

Solo siete especies tienen aprobada una estrategia estatal para su recuperación

El 25% de las aves españolas están en peligro de extinción, según el Libro Rojo 2021
6
Se lee en minutos
J. L. Ferrer

La situación de las aves de España va empeorando, como lo demuestra la publicación del nuevo Libro Rojo de las Aves, elaborado por SEO/BirdLife y la Fundación Biodiversidad, que acaba de publicarse 17 años después de la última edición. Una cuarta parte de las especies analizadas está amenazada de extinción de una manera u otra, pero solo una pequeña parte de ellas son objeto de programas oficiales de recuperación.

La actualización, 17 años después, del Libro Rojo de las Aves de España permite disponer de una evaluación basada en los criterios científicos reconocidos a nivel internacional sobre el estado de conservación de las especies de aves españolas -tanto si son reproductoras como invernantes- y sus correspondientes categorías de amenaza a escala estatal.

Portada del informe / SEO

Con esta publicación, realizada con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, se pueden determinar qué especies son los que presentan un estado de conservación más preocupante para que las administraciones puedan adaptar su normativa de catalogación y establecer prioridades de actuación que garanticen la conservación de dichas especies, al contar también con una visión global de las principales amenazas que les afectan.

Con esta revisión, SEO/BirdLife demuestra que el 56% de las aves evaluadas presenta problemas de conservación (por un estado de amenaza confirmado o por el desconocimiento que aún se tiene de ellas) y el 25% (90 especies) de la avifauna española se encuentra amenazada e incluida en categorías de riesgo de extinción (CR, EN, VU).

Además, de las 22 especies catalogadas actualmente como En Peligro de Extinción a nivel estatal, solo siete de ellas tiene una estrategia de conservación aprobada a nivel estatal: el águila imperial ibérica, la cerceta pardilla, la focha moruna, la malvasía cabeciblanca, la pardela balear, el quebrantahuesos y el urogallo cantábrico.

Águila imperial / Pinterest

Además, estas estrategias requieren de una revisión y actualización periódica para dotarlas de validez, rigor y utilidad, ya que solo se ha revisado la del águila imperial ibérica; las otras seis están obsoletas. Por su parte ninguna comunidad autónoma tiene aprobados todos los planes de recuperación o conservación para las especies en peligro de extinción o vulnerables que habitan es sus respectivos territorios.

“Que el 25% de la avifauna española se encuentre amenazada e incluida en categorías de riesgo de extinción significa que casi una de cada cuatro especies se encuentra amenazada, y esta situación no se refleja con el grado de protección legal ni a nivel autonómico ni estatal”, apunta Nicolás López-Jiménez, responsable del Programa de Conservación de Especies de SEO/BirdLife.

Lo peor es que desde el anterior Libro Rojo, hace 17 años, no ha habido una mejora de la situación general de las especies, y el incremento de especies evaluadas ha confirmado un mayor número de especies que se aproximan a las categorías de amenaza. Aunque también hay ejemplos de que cuando se ponen recursos y esfuerzos bien dirigidos se pueden conseguir buenos resultados, como es el caso de algunas grandes rapaces que han mejorado su estado de conservación”, añade López-Jiménez.

359 especies evaluadas

Después de una primera aproximación para analizar la posibilidad de evaluar el estado de conservación de las 622 especies de aves que integran la Lista de las Aves de España, se identificaron 248 taxones como No Aptos (NA) para ser evaluados. En este grupo se incluyeron las especies de origen dudoso o no natural, las que no se han observado en estado natural desde 1949, y las consideradas rarezas o de aparición ocasional.

De los 398 taxones para los que se consideró que se podría iniciar el proceso de evaluación, de acuerdo con los criterios de la UICN, 39 no fueron evaluados al carecer de un mínimo de información inicial (NE). Como resultado, se pudo asignar una categoría a un total de 359 especies, que constituyen la Lista Roja de las Aves de España, y que suponen el 57% de las especies que integran la avifauna española (622), y el 62,8% de las aves nativas o de presencia natural en el país (572).

Cigüeñuela común / Pixabay

De los 359 taxones incluidos finalmente en la Lista Roja, un total de 90 (25,1%) especies presentan categorías de amenaza (CR, EN y VU), 12 (3,3%) especies o poblaciones podrían incluirse en categorías de extinción (EX, RE), 51 (14,2%) especies presentan una situación cercana a la amenaza (NT), 157 (43,7%) especies parecen estar fuera de peligro y se han considerado con la categoría de preocupación menor (LC) y 49 (13,6%) especies cuentan con información deficiente y no se ha podido asignar una categoría concreta, por lo que se han incluido dentro de la categoría de Datos Insuficientes (DD).

Al distinguir entre reproductoras e invernantes o migratorias, solo un 42% de las especies reproductoras se encuentran en una situación de conservación favorable, mientras que este porcentaje asciende hasta el 56% en el caso de las aves invernantes o migratorias.

Por otro lado, si se agrupan por su hábitat principal, la mayor parte de las especies de aves amenazadas habitan preferentemente en agrosistemas y otros hábitats seminaturales (34%), seguidas de las aves propias de humedales dulceacuícolas (24,7%).

Tabla comparativa / SEO

Un 18% de las aves amenazadas son especies marinas o costeras, el 12% habitan en zonas de montaña y, por último, tan solo el 10% estaría formado por aves propias de medios forestales. Y esta distribución refleja en gran medida, por tanto, cuáles son los hábitats más amenazados en España, destacando los sistemas agroesteparios y los humedales como los ecosistemas en peor estado.

Por categoría, la mayor parte de las especies catalogadas como En Peligro Crítico (CR) son aves propias de humedales y ambientes marinos, mientras que las especies catalogadas como En Peligro (EN), son mayoritariamente aves propias de hábitats seminaturales o manejados en mayor o menor medida, como los ambientes agrícolas o subestépicos y las de humedales y medios marinos, al igual que ocurre con las aves catalogadas como Vulnerable (VU). De este modo, se refleja de nuevo, que estos hábitats los que están sufriendo un impacto más severo en términos globales.

Principales amenazas

En total, se consideran 12 grandes grupos de amenazas, que incluyen –por primera vez- al cambio climático en la lista. En términos generales, la contaminación es la amenaza más ubicua (76,29%), seguida de la alteración de los ecosistemas, las prácticas agropecuarias intensivas y los impactos vinculados al cambio climático, entre otras.

Medidas propuestas

El Libro Rojo incluye también una serie de propuestas de medidas que, según los expertos de las distintas especies, se consideran necesarias para mejorar el estado de conservación de la mayoría de las especies evaluadas.

En la actualidad, en torno a un 70% de las aves en categorías de amenaza no cuentan con la adecuada cobertura legal. Atendiendo a su estado de conservación, muchas de ellas deberían incluirse en Catálogo Español de Especies Amenazadas con la correspondiente categoría, ya que en la actualidad únicamente un 32% de las especies de aves incluidas en la Lista Roja están adecuadamente contempladas en dicho instrumento legal estatal con la correspondiente categoría de Vulnerable o En Peligro de Extinción.

Principales amenazas / SEO

Noticias relacionadas

Entre las medidas más vinculadas a la conservación directa de las especies, para reducir sus amenazas, o las de sus hábitats, se proponen entre otras:

  • El desarrollo urgente de medidas de control y gestión de especies exóticas invasoras;

  • El cese de la explotación cinegética o moratorias para la caza de aquellas especies consideradas cinegéticas que presenten una tendencia poblacional de declive;

  • La prohibición de la autorización de proyectos en el medio natural que afecten a las zonas de reproducción, alimentación o invernada de las aves amenazadas;

  • La regulación estricta o prohibición del uso de determinados plaguicidas y fitosanitarios o su paulatina reducción o sustitución por otras sustancias menos nocivas, así como la prohibición del uso de munición de plomo para el ejercicio de la caza,

  • Modificaciones en el desarrollo e implantación de la Política Agrícola Común (PAC) en España, para que esta tenga más en cuenta la conservación de la biodiversidad y no contribuya a dañar los ecosistemas.

El Libro Rojo de las Aves de España 2021 se puede descargar aquí.