La transición hacia energías limpias es demasiado lenta para detener el cambio climático

La transición hacia energías limpias es demasiado lenta para detener el cambio climático
7
Se lee en minutos

El mundo está cambiando. Está surgiendo una nueva economía energética. Cada vez hay más vehículos eléctricos, más producción solar y eólica, y nuevas tecnologías bajas en carbono. Pero la transición hacia esas energías limpias está siendo demasiado lenta para detener el cambio climático. Con el ritmo actual de crecimiento de las energías limpias no se alcanzará el objetivo de reducir el 80% las emisiones en 2050. Tampoco será posible mantener el calentamiento global 1,5°C por encima de los niveles preindustriales.

Esa la severa advertencia de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que en su documento ‘World Energy Outlook 2021’ (WEO, Perspectiva Mundial de la Energía) destaca la necesidad de una “señal inequívoca de ambición y acción” de los gobiernos en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26), que comenzará el 31 de este mes en Glasgow. 

El documento de la AIE está diseñado como un manual para la COP26 en Glasgow, un encuentro que ofrece una “oportunidad crítica para acelerar la acción climática y la transición a energías limpias”.

El nuevo análisis de la IEA ofrece advertencias severas sobre la dirección en la que la configuración de políticas actual está tomando el mundo. Pero también proporciona un análisis lúcido de cómo avanzar de una manera bien gestionada para limitar el calentamiento global a 1,5°C y evitar los peores efectos del cambio climático.

El ‘WEO-2021’, publicación insignia anual de la IEA, muestra que pese a que el despliegue de las energías limpias, solar y eólica, va viento en popa, el consumo mundial de carbón está creciendo con fuerza este año. Una circunstancia que empuja las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a su segundo mayor crecimiento anual en la historia.

Los gobiernos deben apostar por tecnologías limpias

Los gobiernos deben apostar por tecnologías limpias“El impulso de energía limpia en el mundo, enormemente alentador, está chocando con la obstinada presencia de los combustibles fósiles en nuestros sistemas energéticos”, señaló Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

“Los gobiernos deben resolver esto en la COP26, dando una señal clara e inconfundible de que están comprometidos a adoptar rápidamente las tecnologías limpias y resilientes del futuro. Los beneficios sociales y económicos de acelerar las transiciones de energía limpia son enormes y los costos de la inacción serían inmensos”, añadió.

La AIE explica claramente lo que está en juego: qué significan para el sector energético y el clima las promesas de reducción de emisiones hechas por los gobiernos hasta ahora. Y establece lo que se debe hacer para ir más allá de estos compromisos anunciados, hacia una trayectoria que alcance el escenario de emisiones netas cero para 2050 del histórico informe de la AIE publicado en mayo, que es consistente con limitar el calentamiento global a 1,5°C.

Además del escenario de emisiones netas cero para 2050, el ‘WEO-2021’ explora otros dos escenarios para obtener información sobre cómo se puede desarrollar el sector energético mundial en las próximas tres décadas y cuáles serían las implicaciones.

El denominado ‘Escenario de Políticas Declaradas’ representa un camino basado en las medidas energéticas y climáticas que los gobiernos han implementado hasta la fecha, así como en iniciativas de políticas específicas que están en desarrollo.

En este escenario, casi todo el crecimiento neto de la demanda de energía hasta 2050 se satisface con fuentes de bajas emisiones. Pero dejaría las emisiones anuales en torno a los niveles actuales. Como resultado, las temperaturas medias globales seguirían aumentando y alcanzarían los 2,6°C por encima de los niveles preindustriales en 2100.

La demanda de petróleo, en descenso

La demanda de petróleo, en descensoEl ‘Escenario de Promesas Anunciadas’ traza un camino en el que los compromisos de emisiones netas cero anunciadas por los gobiernos hasta ahora se implementan a tiempo y en su totalidad.

En este escenario, la demanda de combustibles fósiles alcanzaría su punto máximo en 2025 y las emisiones globales de CO2 caerían en un 40% para 2050. Todos los sectores experimentarían una disminución, en especial el de la electricidad. El aumento de la temperatura media mundial en 2100 se mantendría en unos 2,1°C sobre los niveles preindustriales.

Por primera vez en un informe WEO, la demanda de petróleo experimenta una eventual caída en todos los escenarios examinados, aunque el momento y la velocidad de la caída varían ampliamente. Si se cumplen todas las promesas climáticas anunciadas hasta ahora, el mundo seguiría consumiendo 75 millones de barriles de petróleo por día en 2050, frente a los 100 millones actuales.

En el escenario de emisiones netas cero el consumo caería hasta 25 millones de barriles para 2050. Por contra, la demanda de gas natural aumenta en todos los escenarios durante los próximos cinco años, pero más allá de 2025 hay grandes divergencias.

Después de décadas de crecimiento, las perspectivas de consumo de carbón van cuesta abajo en el escenario de promesas anunciadas. Y la disminución que podría acelerarse aún más por el reciente anuncio de China de que pone fin a su apoyo a la construcción de plantas de carbón en el extranjero.

Ese movimiento, según la AIE, puede provocar la cancelación de proyectos ya planificados con lo que se ahorrarían alrededor de 20.000 millones de toneladas en emisiones acumuladas de CO2 hasta 2050. Sería una cantidad similar al ahorro total de emisiones de la Unión Europea para alcanzar el cero neto en 2050.

Hacen falta compromisos más ambiciosos

Hacen falta compromisos más ambiciososLas diferencias entre los resultados del escenario de promesas anunciadas y el escenario de emisiones netas cero para 2050 son importantes, lo que destaca “la necesidad de compromisos más ambiciosos para que el mundo alcance el cero neto a mediados de siglo”, señala la AIE.

“Las promesas climáticas actuales darían como resultado solo el 20% de las reducciones de emisiones para 2030 necesarias para poner al mundo en un camino hacia cero neto para 2050”, subrayó Birol. “Alcanzar ese camino requiere invertir en proyectos e infraestructura de energía limpia más del triple que lo planeado durante la próxima década”, apuntó

“Aproximadamente el 70% de ese gasto adicional debe realizarse en las economías emergentes y en desarrollo, donde la financiación es escasa y el capital sigue siendo hasta siete veces más caro que en las economías avanzadas”, añadió Birol.

La inversión insuficiente está contribuyendo a la incertidumbre sobre el futuro, subraya la AIE. El gasto en petróleo y gas natural se ha visto reducido por los colapsos de precios registrados en 2014-15 y 2020. Como resultado, todo indica que la demanda se estancará, o incluso caerá. Pero, al mismo tiempo, el gasto en transiciones de energía limpia está “muy por debajo de lo que se requeriría para satisfacer las necesidades futuras de manera sostenible”.

“Existe un riesgo inminente de más turbulencias en los mercados energéticos mundiales«, alertó Birol. “No estamos invirtiendo lo suficiente para satisfacer las necesidades energéticas futuras y las incertidumbres están anunciando un período volátil en el futuro. La forma de abordar este desajuste es clara: un gran impulso en la inversión en energía limpia, en todas las tecnologías y todos los mercados. Pero esto debe suceder rápidamente”, indicó el director ejecutivo de la AIE.

Enormes oportunidades económicas

Enormes oportunidades económicasEl informe subraya que la inversión adicional necesaria para llegar al cero neto en 2050 es menos onerosa de lo que parece. Más del 40% de las reducciones de emisiones requeridas provendrían de medidas que se amortizan solas, como mejorar la eficiencia, limitar las fugas de gas o instalar energía eólica o solar en lugares donde ahora ya son las tecnologías de generación de electricidad más competitivas.

Además, las inversiones en energías limpias y renovables también crean enormes oportunidades económicas. Muy rentables. “La búsqueda exitosa del cero neto crearía un mercado para turbinas eólicas, paneles solares, baterías de iones de litio, electrolizadores y celdas de combustible de más de un billón de dólares al año para 2050, comparable en tamaño al mercado actual del petróleo”, destaca la Agencia.

Incluso en un sistema energético mucho más electrificado, los proveedores de combustibles tendrían grandes oportunidades para producir y distribuir gases con bajo contenido de carbono.

El escenario de promesas anunciadas revela que la energía limpia y los sectores relacionados emplearían a 13 millones de trabajadores para 2030, mientras que ese número se duplica en el escenario de cero emisiones netas para 2050.

Una última afirmación de la AIE: “Las transiciones a energías limpias pueden ofrecer cierto refugio a los consumidores frente a las crisis de los precios del petróleo y el gas”.

Informe de referencia: https://iea.blob.core.windows.net/assets/ed3b983c-e2c9-401c-8633-749c3fefb375/WorldEnergyOutlook2021.pdf

Noticias relacionadas

Te puede interesar: España ya es el 17º país con mayor avance de las energías renovables

Foto principal: unsplash