La ballena azul, el animal más grande de la Tierra, regresa a Galicia

La ballena azul, el animal más grande de la Tierra, regresa a Galicia
3
Se lee en minutos

La ballena azul (Balaenoptera musculus), considerado el animal más grande de la Tierra, vuelve a dejarse ver por las costas españolas, especialmente en el litoral de Galicia. Se trata de una situación que ha dejado de ser esporádica y muy rara para convertirse en un hecho cada vez más usual tras unos 35 años de ausencia por estas aguas. 

Especialistas y observadores de cetáceos han confirmado que desde hace unos años observan un claro aumento en el número de avistamientos de ballena blanca en aguas de Galicia y sus inmediaciones.

“Desde el año 2017 estamos viendo una tendencia en el número de ballenas azules avistadas en la costa española, de forma destacada en Galicia. Una zona donde en antaño estaban regularmente presentes muchas especies de ballenas”, ha explicado al portal eltiempo.es Bruno Díaz, biólogo y director de Investigaciones del Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI), un centro de investigación marina dedicado a la investigación y a la formación académica cuyo objetivo es contribuir a la conservación del medio marino.

BDRI afirma haber identificado hasta 18 ballenas azules, un número sin precedentes en los últimos 35 años.

“Muchos de los ejemplares que tenemos identificados en las costas gallegas ya han estado los últimos años por aquí de forma regular. Es decir, están mostrando preferencias por la costa gallega para venir alimentarse”, recuerda Díaz en dicha web.

También destaca que, gracias a las moratorias internacionales de la caza, especies como las ballenas azules y rorcuales comunes se están recuperando.

De hecho, debido a la caza de ballenas indiscriminada de los años setenta y ochenta, la población de ballenas azules se vio claramente mermada.

30 metros de longitud y 150 toneladas

La ballena azul es considerada el animal más grande de la Tierra, no solo en la actualidad, sino de cuantos se tengan noticia en la historia del planeta. Puede llegar a tener unos 30 metros de longitud y llegar a pesar unas 150 toneladas, aunque casos registrados de hasta 170 toneladas.

Su esperanza de vida ronda los cien años y su hábitat suele ser los océanos, ya que se pueden trasladar por todo el mar.  La base de su alimentación es el krill, un pequeño crustáceo muy frecuente en las costas del Atlántico, especialmente en la costa gallega.

Largo y estilizado, el cuerpo de este mamífero marino es de color gris azulado a lo largo del dorso y algo más claro en la zona ventral. Existen al menos tres subespecies distintas: B. m. musculus, del Atlántico norte y Pacífico norte; B. m. intermedia, del océano Antártico y B. m. brevicauda (también conocida como ballena azul pigmea), que se encuentra en el Índico y en el Pacífico sur.

En el caso de los ejemplares avistados en Galicia, estas ballenas azules son individuos inmaduros, de pequeño tamaño, lo que confirma que son relativamente jóvenes. “Aunque desconocemos su distribución a nivel Atlántico, sí que es cierto que tienden a explorar el océano en busca de alimento y evidentemente, como hemos confirmado, algunos de ellos tienen predilección por la costa gallega”, recalca este experto.

No es por el cambio climático

Del mismo modo, los expertos descartan que el regreso de estos gigantescos animales a las costas de Galicia y España se deba al calentamiento global, por lo que los factores climáticos no parecen incidir en la presencia de estas ballenas azules.

“Estos animales vienen en busca del alimento que se produce en las costas gallegas debido a las condiciones ambientales y oceanográficas de esta zona del planeta, que hacen que el krill del norte del atlántico sea de gran calidad para las ballenas azules”, añade.

Las ballenas azules eran abundantes en casi todos los océanos hasta comienzos del siglo XX. Durante más de cuarenta años fueron cazadas hasta casi su extinción, lo que incentivó su protección por parte de la comunidad internacional en 1966. Un informe de 2002 estimó su número entre 5.000 y 12.000 ejemplares en todo el mundo, localizados en al menos cinco grupos, pero su población real aún está por determinar con exactitud.

Noticias relacionadas

Web del Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI): https://www.thebdri.com/es/index.html

Te puede interesar: La ballena de los vascos se extingue: solo quedan 356