24 nov 2020

Ir a contenido

«Todos los terrenos que adquirimos se reforestan para aumentar la biodiversidad»

Enrique Montoliu, presidente de Fundem, defiende que la custodia del territorio es una gran aliada de la naturaleza

El Periódico

Enrique Montoliu sabe bastante de protección ambiental y de biodiversidad. Al frente de Fundem, entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a la conservación de la fauna y flora mediterránea desde 1996, persigue una gestión más responsable del territorio. Algo que consigue a través de la compra y custodia de terrenos de alto interés ecológico para su conservación integral. Además, con las donaciones de socios y colaboradores, desde 2008 han ido adquiriendo parcelas que no están protegidas pero que tienen un alto valor natural y paisajístico.

 

-¿La custodia del territorio es una manera de luchar contra el cambio climático?

Por supuesto, es una de las más importantes. Mediante la custodia del territorio todo los terrenos que Fundem adquiere se reforestan, lo que conlleva a un aumento de la biodiversidad. Ahí ni se construye ni se intenta sacar provecho económico. Además es todo un ejemplo para la ciudadanía, para que valore cómo se gestiona por y para la naturaleza.

-Comprando terrenos y devolviéndolos a la naturaleza se hace una labor importantísima desde la iniciativa privada para que no recaiga únicamente sobre los gobiernos. Entiendo que desde la perspectiva de Fundem, esta debe ser una tarea de toda la sociedad en su conjunto.

A través de toda la historia, el hombre ha vivido y prosperado explotando los recursos naturales, pensando que dichos recursos eran infinitos. Es hora de que el ser humano comprenda que esto no es así. La población mundial no deja de crecer, pero el planeta es el mismo.

-¿El ciudadano ha de implicarse más en la defensa del medio ambiente?

Es fundamental. Sin la implicación de la sociedad, ningún gobierno puede solucionar el reto del cambio climático.

-¿A qué países deberíamos parecernos en el tema de la custodia del territorio?

Los países anglosajones son un ejemplo de cómo la iniciativa privada lucha por conservar reductos para la naturaleza. Países como Inglaterra, Costa Rica, Australia, Canadá o Sudáfrica desarrollan políticas desde sus gobiernos, pero sobre todo es la sociedad civil la que actúa, ya que son conscientes de la importancia de ayudar a la naturaleza.

-¿Los terrenos forestales en España, auténticos sumideros de carbono, están suficientemente valorados?

La sociedad española debe concienciarse mucho más. Con la pandemia que estamos sufriendo actualmente, la sociedad ha empezado a darse cuenta de la importancia de estar en contacto con la naturaleza, respirar aire puro, y que debemos actuar para ayudar a detener el cambio climático.

-¿España debería tener más áreas y mejor protegidas?

Efectivamente, se deberían proteger más y mejor, pero insisto en que debe ser toda la sociedad los que ayuden a esa protección, no solo los gobiernos. La sociedad civil debe implicarse mucho más.