Avance ecológico

Airbus vuela por primera vez un A380 con combustible de aviación 100% sostenible

El carburante utilizado para el vuelo está compuesto principalmente por aceite de cocina usado y grasas residuales

Un Airbus modelo A380 de British Airways, en Le Bourget (París).

Un Airbus modelo A380 de British Airways, en Le Bourget (París).

1
Se lee en minutos
El Periódico

La compañía aérea Airbus ha realizado con éxito un primer vuelo del avión A380 propulsado con combustible de aviación 100% sostenible (SAF), según la compañía. El vehículo despegó este viernes del aeropuerto de Blagnac (Toulouse) y voló durante unas tres horas, operando un motor Rolls-Royce Trent 900 con 100% de SAF.

Combustible verde

Total Energies, empresa del sector petroquímico, ha proporcionado 27 toneladas de SAF sin mezclar para este vuelo. Se trata de una prueba importante para Airbus, ya que actualmente sus vehículos solo pueden volar con una mezcla de combustible sostenible del 50% y su objetivo es alcanzar el 100% a final de esta década.

El carburante que se ha utilizado para este vuelo ha sido fabricado en Le Havre (Francia). Su impacto ecológico es menor debido a que está compuesto principalmente por aceite de cocina usado y otras grasas residuales, sin sustancias aromáticas ni azufre.

El 29 de marzo está previsto un segundo vuelo con el mismo avión, que irá desde Toulouse hasta el aeropuerto de Niza y probará el uso de SAF durante el despegue y el aterrizaje.

Pruebas en otros modelos

Este es el tercer tipo de avión de Airbus que volará con un 100% de SAF en los últimos 12 meses. El primero fue un Airbus del modelo A350 en marzo de 2021, seguido de un avión de pasillo único A319neo en octubre de 2021.

La aeronave utilizada durante la prueba es el modelo que se usará como banco de pruebas de Airbus para futuras tecnologías que formarán parte del primer avión de cero emisiones del mundo en 2035.

Una tendencia inevitable

Noticias relacionadas

La reducción de la huella de carbono que producen los aviones es uno de los principales retos de futuro de las aerolíneas. Sin ir más lejos, un estudio de Barcelona Regional estimaba que los vuelos que salieron de la ciudad catalana en 2019 emitieron 4,2 millones de toneladas de CO2, la misma cantidad que producirían dos millones de coches o una central de carbón.

Las compañías del sector están moviendo ficha en este sentido: a parte de los avances comunicados por Airbus, Cepsa e Iberia dieron a conocer el pasado mes de enero su compromiso por desarrollar biocombustibles para sus aviones.