Ir a contenido

SIN HERIDOS

Un desprendimiento de rocas, probable causa del descarrilamiento del tren en el túnel de Toses

En el convoy de Rodalies viajaban 38 pasajeros, que han sido trasladados a sus domicilios en autobús

Acn

Un convoy de tren descarrilado en Ribes de Freser, muy cerca de donde ha descarrilado otro, este martes.

Un convoy de tren descarrilado en Ribes de Freser, muy cerca de donde ha descarrilado otro, este martes. / ARCHIVO/ JOAN CASTRO

Dos de los pasajeros del tren que ha descarrilado en el túnel de Toses el martes por la noche han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad, según ha informado Protección Civil. Los dos han sido atendidos al lugar del incidente, entre las localidades de Planoles y La Molina, han sido considerados heridos leves y no ha habido que trasladarlos a ningún centro sanitario. El resto de viajeros han resultado ilesos. Finalmente eran 38 personas las que viajaban contando el conductor, y no 36 como se había dicho en un primer momento.

Los hechos han tenido lugar al poco de las nueve de la noche cuando, posiblemente por un desprendimiento de rocas -según la hipótesis que manejan los servicios de emergencia-, el convoy de la línea R3 que se dirigía a Puigcerdá ha descarrilado unos dos kilómetros más arriba de la estación de Toses, en sentido Puigcerdá, según informa Renfe. 


La compañía ferroviaria ha enviado otro tren hasta el punto del descarrilamiento para recoger los pasajeros y devolverlos en Toses, desde dónde han podido seguir el viaje por carretera.Los afectados han podido permanecer dentro del convoy accidentado hasta la llegada del otro tren, donde había efectivos de los Bomberos y del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) que los han ayudado en las tareas de evacuación hasta la estación de Toses. Allí los esperaban seis taxis, activados por Renfe y Adif, para llevarlos hasta su destino.

Los Bomberos han desplazado 11 dotaciones entre las cuales había efectivos del Grupo de Actuaciones Especiales (Grae), que han inspeccionado la zona. También se ha activado la Cruz Roja para llevar mantas y agua a los pasajeros afectados. Además, Adif, la empresa que gestiona la infraestructura ferroviaria, ha activado su Plan de Autoprotección PAU en nivel 1.

Hacia la una de la madrugada, Protección Civil ha desactivado la fase de alerta del Pla de Protección Civil de Catalunya (PROCICAT) por emergencias en el transporte de viajeros por ferrocarril, una vez la incidencia se ha dado por cerrada. La circulación de los trenes resta cortada a la espera del personal de infraestructuras de Adif.