Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

El cierre de las nucleares de Ascó II y Vandellós se retrasa a más allá del 2030

El Plan de Energía y Clima aprobado por el Gobierno prevé una bajada de la factura de la luz del 12% en el 2030

La dependencia energética de España se reduciría del 74% al 59% al descender las importaciones de petróleo

Manuel Vilaseró

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, junto a la Portavoz Isabel Celáa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, junto a la Portavoz Isabel Celáa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.  / DAVID CASTRO

Dos de los tres reactores nucleares de Catalunya, Ascó II y Vandellós II, serán, junto a la central de Trillo (Guadalajara), los últimos en cerrar en España, cerca de 2035, unos años más tarde de los que le corresponderían en función de su vida útil. Así se deduce del borrador del Plan de Energía y Clima (2021-2030) que este viernes ha aprobado el Consejo de Ministros en el marco del llamado 'paquete climático', los instrumentos legales que el Gobierno ha puesto en marcha para cumplir con el Acuerdo de París contra el cambio climático.

Aunque está en fase de borrador, el plan de Energía y Clima es el documento que más vigencia puede tener una vez se ha producido el adelanto electoral. El documento ya se ha mandado a Bruselas, al no tener que ser debatido por el Congreso. La Comisión Europea debe dar su dictamen a lo largo del año para que el Gobierno que salga elegido de las elecciones lo ratifique con las modificaciones que crea oportunas y, entonces sí, lo mande al Parlamento. La ministra para  la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha llamado a abrir un debate social y político sobre este plan en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Los otros dos documentos aprobados son el anteproyecto de ley de Cambio Climático, que no podrá ser tramitado en el Congreso por la disolución de las Cortes, y la Estrategia para la Transición Justa. Los tres documentos han entrado en fase de consulta pública que durará un mes.   

APAGÓN NUCLEAR. Cuatro reactores cerrarán entre el 2025 y el 2030

El plan de Energía prevé mantener intacto el parque nuclear actual hasta, como mínimo, el año 2025. En esa fecha, si el PSOE hubiera mantenido su programa electoral (apagón nuclear cuando las centrales llegaran a los 40 años de antigüedad) deberían estar cerradas Almaraz I, Almaraz II y Ascó I. Ahora lo harán entre el 2025 y el 2030. En el mismo período dejará de operar Cofrentes. Las tres que quedarán a partir del 2030 (Ascó II, Vandellós II y Trillo) cerrarán a más tardar el 2035.

Fuentes de Transición Ecológica han confirmado que este calendario "forma parte del acuerdo cerrado con las eléctricas" propietarias del parque nuclear "a propuesta" del Ejecutivo. Respecto a los años concretos en que cerraría cada central, las mismas fuentes han advertido que son los propietarios los que deben solicitar el cierre en el año que elijan dentro del margen temporal pactado". Han advertido, sin embargo, que el Gobierno "seguirá el orden de cronológico antigüedad para autorizarlos". En el caso de Catalunya, la última en dejar de funcionar sería Vandellós II.

ADIÓS A LAS TÉRMICAS. Las 15 centrales carbón dejan de operar

El objetivo del plan es lograr una reducción de emisiones de los gases de efecto invernadero del 20% respecto a 1990. Es un esfuerzo enorme, dado que ahora emitimos un 17% por encima. La principal priridad se centra en el sector de la generación eléctrica, donde espera reducir nada menos  44 millones de toneladas en la próxima década (de 63 a 19). Un recorte drástico que va a ser a costa, sobre todo, de las térmicas de carbón, no en vano son las responsables del 59% de los gases de efecto invernadero emitidos por el sector eléctrico. De las 14 actuales 9 estarán cerradas en el 2020 y el resto lo harán a lo largo de la década. Se deja la puerta abierta a que una o dos puedan permanecer activas en 2030 si en esta fecha el entorno de la zona afectada no dispusiera de un plan económico alternativo.   

RENOVABLES. Un 71% de energía verde

La 'revolución verde' se basará en un crecimiento exponencial de las energía renovables, alcanzando el 74% de la potencia instalada. La eólica duplicará su presencia (de 27 GW a 50 GW) y la fotovoltaica se multiplicará por cuatro (de 8,4 GW a 36,8 GW). La solar termoeléctrica, dentro de sus cifras relativamente modestas, ganará peso (de 2,3 GW a 7,3 GW) para servir de refuerzo en las horas de más demanda y ausencia de sol o viento. La termoeléctrica es más cara que las dos anteriores pero permite almacenar energía durante unas 11 horas. Por la misma razón se prevé un aumento de la energía de bombeo, que pasará de 4,3 a 7,8 GW. Las puntas de demanda más imprevistas serán cubiertas por las centrales de ciclo combinado, que pueden arrancar de modo instantáneo. Mantendrán el mismo peso que en la actualidad (27 GW). La seguridad de suministro está asegurada porque el total de la potencia instalada pasará de 113 GW  a 156 GW.

LOS PRECIOS. La tarifa de la luz bajará un 12%

Los cambios no serán a costa del consumidor. Al contrario, el coste de la fotovoltaica y la eólica rondan los 30 euros MW/h en España, gracias a la abundancia de sol y viento, mientras que el precio medio de venta en el mercado mayorista actual se sitúa en los 60 MW/h. Esta diferencia permitirá reducir la factura de la luz que pagan los ciudadanos un 12% al final del período sin tener en cuenta los impuetos. 

EL IMPACTO. La dependencia energética cae 15 puntos 

Las ventajas económicas del plan no se agotan en la bajada de la luz. Ya se habían anunciado la creación de empleo (300.000 puesto de trabajo) y la inversión que movilizará (20.000 euros, el 20% del sector público). En el documento también se calcula estima una notable reducción de la dependencia energética de España. Ésta bajaría 15 puntos. Del 74% al 59%, situándose por vez primera por debajo de la media europea. La clave es el ahorro en la compra de productos petrolíferos causada por la sustitución de los coches de combustión por vehículos eléctricos.   

COCHE ELÉCTRICO. Mil millones en ayudas a la compra

El plan prevé que en el 2030 circulen por España 5 millones de vehículos eléctricos, el 16% del parque automovilístico en esa fecha. Para lograrlo, el Gobierno destinará mil millones de euros en ayudas públicas a la adquisición de este tipo de coches en el período (2021-2025). Después del 2025 se estima que las ayudas no serán necesarias porque el precio de venta de los eléctricos ya será equivalente al de los de combustible. 

HORIZONTE 2040. Se prohiben las gasolinas sin decirlo.

La polémica prohibición de los coches de gasolina, diésel e híbridos en el 2040 que figuraba en el primer borrador de la ley de cambio climático, se mantiene aunque sin mencionar explícitamente el veto. "Se adoptarán las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los vehículos ligeros reduzcan sus emisiones paulatinamente para que no más tarde de 2040 sean coches de emisiones 0 gr CO2/km". Entre las medidas necesarias deberá estar, está claro, la prohibición. ¿De que otro modo, sino, se garantizaría la consecución de esta meta? Según Ribera, es el mismo redactado que figura en la estrategia de descarbonización aprobado por la Comisión Europea elaborado por el comisario de Acción Climática, Arias Cañete.