Ir a contenido

TEMERIDAD

Un padre anima a correr a su hijo menor al volante: "Métele caña. A 170" | VÍDEO

La policía detiene al hombre y al joven, que presumió de los hechos en el centro de menores en el que está ingresado

El Periódico

Detenido un menor que conducía a 160 km/h jaleado por su padre. / EFE / POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido a un menor de edad y a su padre después de que el joven, que se encuentra en un centro de acogida en la capital riojana, a la vuelta de un permiso de fin de semana con su padre, se jactara ante sus compañeros y alguno de los educadores del centro, de haber estado conduciendo el vehículo de su progenitor por la autopista A-68, habiendo llegado a alcanzar una velocidad de 160 km/h.

Se ha detenido al menor y a su padre como presuntos autores de un delito contra la Seguridad del Tráfico. El menor, además, ante la suspicacia de sus compañeros, les llegó a mostrar un vídeo que había grabado con su móvil y en el que claramente se le veía conduciendo hasta alcanzar la velocidad de 160 km/h.

Como indican las fuentes policiales en un comunicado, "a esta temeraria conducta hay que añadir el hecho todavía más reprobable de que la persona que acompañaba al menor era su propio padre, quien era la persona que estaba grabando los hechos y que jaleaba al menor para incrementar la velocidad del vehículo".

En el vídeo se puede oír cómo el padre anima al menor: "Métele, métele caña. Casi a 170 a 160. Ya vas a tope". 

Aviso del centro de menores

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Jefatura Superior de Policía de la Rioja fueron advertidos por el centro, abriendo una investigación que culminó con la constatación de los hechos revelados por el menor, la interceptación e intervención del teléfono móvil del menor que contenía una grabación del momento de la conducción, así como la detención de ambos por un delito contra las Seguridad de Tráfico.

Finalmente, el menor que tiene 17 años, fue puesto en libertad con cargos y entregado a sus educadores del Centro de protección, dando cuenta a Fiscalía de Menores, mientras que su padre quedo a disposición del Juzgado de Guardia, junto con las Diligencias practicadas.