Ir a contenido

LOS EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN

El exceso de emisiones de los diésel causa 5.000 muertes al año en Europa

Un estudio del MIT cuantifica por vez primera el impacto en la salud de 'dieselgate' y otros engaños de las marcas

Los costes para el sistema sanitario del continente alcanzan los 9.200 millones de euros anuales

Manuel Vilaseró

Un conductor rellena el depósito de su coche diésel.

Un conductor rellena el depósito de su coche diésel. / REUTERS / ERIC GALLARD

Tuvieron que ser los estadounidenses los que descubrieron las emisiones trucadas de los vehículos  diésel de Volkswagen y ahora han unos investigadores norteamericanos los que han evaluado por vez primera el efecto en la salud del exceso de contaminación de los gasóleos causada por los engaños de esta y otras marcas. Un informe del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha llegado a la conclusión de que estas actuaciones causan aproximadamente una media 5.000 muertes prematuras al año en el conjunto de Europa.

Tras el ‘dieselgate’, han proliferado los estudios sobre las emisiones reales de óxidos de nitrógeno (NOx) de los vehículos de gasóleo que revelan como éstas son muy superiores a los límites marcados por la legislación incluso sin haber trucado los motores para pasar las pruebas.

Los investigadores del MIT afirman a partir de estos trabajos, que los 10 grandes fabricantes de automóviles que copan el 90% del mercado europeo, vendieron coches diésel en Europa entre 2000 y 2015 con emisiones que eran en carretera hasta 16 veces más altas  que en las pruebas reglamentarias de laboratorio.

Trucos legales 

Entre las marcas figura en un lugar destacado el grupo Volkswagen, pero los de Renault, Peugeot, Fiat, Ford, General Motors, BMW, Daimler, Toyota y Hyundai. Algunas de ellas, como Opel, están investigadas también como sospechosas de trucar los motores y la mayoría de las restantes han emitido más  de lo autorizado aprovechando las lagunas legales de las que adolece la legislación europea de homologación.

El estudio norteamericano traslada estos datos a la salud humana utilizando los modelos epidemiológicos establecidos y calculando el número de kilómetros recorrido por cada flota. Como el cálculo es tan complejo, los investigadores sólo ofrecen datos detallados para el año 2015, un período en el que estiman las muerte prematura de 2.700 personas causada por el exceso de emisiones con un coste sanitario asociado de 9.200 millones de euros.

El estudio atribuye más de un tercio de los fallecimientos a los grupos Renault (620) y Volkswagen (590). No quiere decir necesariamente que sean los que tengan los vehículos más contaminantes. La suma total de sus emisiones también depende del volumen de la flota de vehículos circulante, muy numerosas en ambos casos.

Los mejores

En el extremo opuesto, los que menos problemas de salud han causado a los europeos son BMW (60), Toyota (69) y Hyundai (87). Toyota lleva muchos años comercializando flotas de vehículos híbridos. Si el resto de marcas se hubieran ajustado a las emisiones de estos fabricantes se podrían haber ahorrado 1.900 vidas cada año, concluye el documento.

El estudio fue publicado por la revista científica 'Atmospheric Environment', a finales del pasado septiembre pero había pasado casi desapercibido en los medios de comunicación europeos. El director de la investigación, Steven Barrett, profesor de aeronáutica y astronáutica en el MIT, explicó entonces que "hay muchos más automóviles diésel en Europa en comparación con Estados Unidos, en parte porque la UE comenzó a impulsar el diésel por razones medioambientales, ya que produce menos emisiones de dióxido de carbono en comparación con la gasolina". “El diésel probablemente ha sido beneficioso en términos de impacto climático, pero ha sido a costa de la salud humana", añadió.

"La solución es eliminar el NOx por completo. Sabemos que hay impactos en la salud humana hasta niveles preindustriales, por lo que no hay un nivel seguro. En este momento, no es que tengamos que volver a la gasolina. La electricidad es la respuesta y, en última instancia, tenemos que tener cero emisiones en las ciudades", concluía Barrett.