Previsión meteorológica

¿Qué tiempo hará en Semana Santa?

Los mapas prevén un ambiente soleado y temperaturas cálidas hasta el fin de semana

3
Se lee en minutos
EFE

Ya ha llegado la Semana Santa de 2022 y los meteorólogos atinan la previsión meteorológica. Serán unos días fuera de lo normal en cuanto a tiempo y temperatura se refiere: lloverá más respecto los valores normales de estas fechas y las temperaturas serán más altas respecto otros años.

Hoy, Jueves Santo, habrá una tendencia a la estabilización en la península, con intervalos nubosos y ausencia de lluvias, aunque, sin embargo, en Baleares, Comunidad Valenciana y Murcia habrá precipitaciones, menos abundantes que hoy miércoles, aunque por la mañana podrían ir acompañadas de tormenta.

También habrá lluvias débiles en el Cantábrico oriental, mientras que en el resto del país predominarán los cielos poco nubosos, sin descartar algunos chaparrones por la tarde en el interior de la mitad este peninsular.

Temperaturas por encima de los 20 grados

El mercurio continuará en ascenso de forma significativa en buena parte de la península, especialmente en el noreste, con valores de más de 20 grados en Barcelona y Madrid, y superiores a los 25 en Huelva, aunque los termómetros se mantendrán sin cambios en el sureste y en Baleares.

A partir de mañana, Viernes Santo, la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet) apunta a un predominio de la atmósfera estable, sin descartar alguna lluvia dispersa a primera hora en Baleares, sur de la Comunidad Valenciana y en Murcia.

En el resto del país brillará el sol, aunque a partir del mediodía podrían darse chubascos dispersos, "los típicos chaparrones primaverales", según Del Campo, más probables en zonas montañosas de la Península.

Las temperaturas continuarán en ascenso generalizado, sobre todo en el este peninsular, donde se superarán los 20 grados de forma generalizada e incluso los 25 en Zaragoza, Murcia, Lleida, Orense y Sevilla.

Fin de semana con anticiclón

Desde el sábado y hasta el lunes continuará el tiempo anticiclónico, con solo nubes bajas en el extremo norte y nubosidad de evolución en el interior peninsular por la tarde, sin descartar algún chaparrón en zonas montañosas del norte y este.

Tampoco se descarta que en la segunda mitad del lunes pueda llover en Galicia y en las comunidades cantábricas, pero en general predominará el ambiente estable y cálido.

Los termómetros se mantendrán en valores altos para la época, pues el sábado "seguirán subiendo claramente", pero durante el domingo y el lunes se notará un descenso en las zonas costeras del mediterráneo y el Cantábrico.

Este fin de semana podrían alcanzarse los 30 grados en capitales provinciales como Badajoz, Sevilla y Córdoba y, en general, los termómetros marcarán temperaturas entre 5 y 10 grados más altas de lo normal para la época en buena parte del territorio, valores propios principios de junio.

Incertidumbre al final de la Semana Santa

"A partir del martes aumenta mucho la incertidumbre", según el portavoz de la Aemet, aunque es probable que se retiren las altas presiones y vuelvan las borrascas atlánticas y sus frentes asociados, especialmente al noroeste.

Durante los primeros días de la semana que viene seguirá el tiempo estable en la mitad sur, aunque las temperaturas descenderán de forma generalizada y se volverá a valores más propios de la estación primaveral.

En cuanto a Canarias, los vientos alisios soplarán con intensidad durante el jueves y el viernes y, a partir de ese día, se espera una subida importante de las temperaturas, que podría llevar a los termómetros por encima de los 32 grados en puntos de Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife.

Noticias relacionadas

El ambiente en el archipiélago canario se mantendrá cálido hasta el martes, con posible presencia de polvo en suspensión, que daría lugar a calima.

Dado el frente atlántico que recorrerá la península, no se descartan nevadas en los Pirineos, en la cordilleras Cantábrica y en las sierras del sudeste peninsular, aunque serán en cotas mucho más altas que la nieve caída en los últimos días.