Efectos cambio climático

La intensidad de las olas de calor se duplicará hasta 2050

  • Las proyecciones climáticas auguran que España y Portugal sufrirán un incremento de hasta 104% en exceso de calor

Bañista se remoja en la playa de La Barceloneta.

Bañista se remoja en la playa de La Barceloneta. / Ferran Nadeu

1
Se lee en minutos
El Periódico

La intensidad de las olas de calor en España y Portugal aumentará un 104% hasta 2050, lo que significa que notaremos un incremento de la temperatura en unas olas de calor que cada vez serán más frecuentes y extensas.

Este efecto, según ha revelado un estudio sobre proyecciones climáticas en el que han participado investigadores de las universidades de Vigo y Santiago de Compostela, afectará especialmente a la región centro-este de la península Ibérica, donde el calor podría llegar a crecer un 150% en las costas del Mediterráneo y los Pirineos.

Nuevos parámetros

Este estudio, publicado recientemente en la revista 'Atmospheric Research', apunta a un aumento de la extensión espacial -zonas geográficas- de las olas de calor, lo que se traducirá en mayor exposición humana al calor, en más riesgo de incendios y en un aumento de la demanda energética.

Los indicadores de una ola de calor se pueden caracterizar en cuatro dimensiones: frecuencia, duración, intensidad y extensión espacial, pero esta investigación aplica por primera vez el factor exceso de calor (EHF, en sus siglas en inglés): un nuevo parámetro desarrollado que incorpora directamente la intensidad y el proceso de aclimatación del cuerpo humano ante las altas temperaturas.

Noticias relacionadas

Con este nuevo parámetro, se pueden detectar las condiciones de las olas de calor, lo que lo convierte en una útil herramienta para tomar decisiones que minimicen los impactos negativos de las olas de calor, tanto a nivel social (salud pública) o económica (agricultura o ahorro de energía).

La extensión media de las olas de calor ya creció en un 1,71% por década entre los años comprendidos entre 1971 y el 2000. Además, se espera que esta tendencia al alza continúe en el futuro próximo y los estudios apuntan a un aumento significativo de la intensidad, frecuencia y extensión de las olas de calor en España y Portugal en el próximo siglo.