Ir a contenido

PREVIA DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

El PSC buscará mantener Terrassa como feudo pese a la irrupción del 'efecto Ballart'

Mientras los socialistas pretenden rentabilizar su buen resultado en las últimas generales, el exalcalde vuelve a la primera línea municipal

Por su parte, el independentismo se presenta dividido y condicionado por el exconseller Lluís Puig, cabeza de lista de Junts per Terrassa

Àlex Rebollo

Jordi Ballart durante la presentación del nuevo partido Tot per Terrassa.

Jordi Ballart durante la presentación del nuevo partido Tot per Terrassa.

Los socialistas llegan a las municipales como favoritos para las municipales en Terrassa. El PSC salió vencedor de la cocapital vallesana en las recientes elecciones generales con más de 30.000 votos favorables, una cifra también condicionada por la alta participación, que casi llega al 76%. El partido aspira a volver a gobernar en uno de sus feudos, donde se mantiene en el poder desde 1979, cuando Manuel Royes Vila ganó sus primeras elecciones.

El candidato elegido para representar al PSC es Alfredo Vega, alcalde de la ciudad egarense desde finales de 2017. Vega se presentó a las municipales como número dos, pero pasó a encabezar la formación cuando el exalcalde (2012-2017) Jordi Ballart dimitió de su cargo y rompió el carnet de los socialistas para mostrar su disconformidad con la aplicación del artículo 155 en Catalunya.

Ballart vuelve a la primera línea de la política municipal esta vez de la mano de una nueva formación, Tot per Terrassa. La candidatura de Jordi Ballart incluye a otros antiguos miembros del PSC, como Noel Duque o la exteniente de alcalde Lluïsa Melgares. La lista también contará con la actriz egarense Rosa Boladeras (número 2), que en diciembre de 2018 mostraba su apoyo a la nueva formación.  Boladeras mostró su apoyo entonces afirmando que quería tener “libertad de voto y no depender de una disciplina de partido”.

De este modo, el PSC puede verse afectado por la presencia de un candidato que ya fue elegido, algo que Vega no ha hecho por ahora. Además, los postulados de Tot per Terrassa se distancian del posicionamiento férreo favorable al 155 que el PSC se vio obligado a mantener tras su aprobación. Así, Ballart puede atraer el voto de socialistas disconformes con esta medida y de votantes de los ‘comuns’ que años atrás perdieron su afecto por el PSC.

División entre los ‘comuns’

Aunque se había abierto la posibilidad de converger en una única formación, finalmente dos grupos se repartirán el voto de los ‘comuns’. Por un lado, se encuentra la lista de Terrassa en Comú, que en las pasadas municipales fue la segunda lista más votada por detrás del PSC, con una cifra redonda de 16.000 votos. También repite como alcaldable el actual concejal Xavier Matilla. En 2017, los 'comuns' trataron de dar el salto a la alcaldía cuando cinco concejales, entre los que estaba Ballart, del PSC dimitieron, pero su intento no prosperó.

El partido de Matilla busca resarcirse y mejorar su posicionamiento después de que en las pasadas elecciones generales cayeran hasta la tercera plaza, siendo superados por ERC. Terrassa en Comú deberá competir con la coalición compuesta entre Podem y Terrassa d’Iniciativa Verda, encabezada por Maria Eugenia López.

En las elecciones de 2015, tanto Podem como Iniciativa fueron bajo la candidatura de Terrassa en Comú, en esta ocasión no ha habido acuerdo y la división de voto puede acrecentar la caída de las formaciones, tal y como ocurrió en las generales.

La repartición del voto independentista

ERC aspira a ser el principal rival del PSC en la carrera por la alcaldía de Terrassa, pero la división del voto independentista le puede pasar factura. Esquerra, que repite candidato con Isaac Albert, quedó tercera en las pasadas municipales, sumando un total de 4 concejales. El partido salió reforzado de las elecciones del 28A, donde obtuvo sus mejores resultados históricos y logró un 20’80% de los votos.

Aún así, la apuesta de Junts per Terrassa (anteriormente PDeCAT) de apostar por el exconseller de cultura Lluís Puig atraerá a los votantes independentistas más comprometidos con los antiguos miembros del Govern de Puigdemont que buscaron refugio en la justicia europea. El Tribunal Suprem investiga a Puig por rebelión, por lo que sería detenido si entrara en territorio español, aunque la justicia belga lo haya dejado en libertad.

No se ha confirmado que Puig pueda ejercer su voto telemáticamente si sale elegido, en ese caso, Junts per Terrassa perdería fuerza en el Ayuntamiento al no poder hacer uso de uno de sus concejales. Un escenario que se plantea siempre que Puig no renunciara a su puesto.

Los números dos, tres y cuatro de la lista de Junts per Terrassa los ocupan los tres miembros que tienen representación en la actualidad: Miquel Sàmper, Dani Nart i Meritxell Lluís. De este modo, la formación busca consolidar las sillas actuales y tratar de ampliarlas.

A este factor hay que sumarle la CUP, que ya en las pasadas elecciones municipales logró representación con un total de 4.785 votos, logrando un mejor resultado que el PP por la mínima, ya que tan solo les separaron 80 papeletas. El alcaldable de la formación independentista es Marc Medina, el único concejal que tiene el partido en la actualidad.

Aún hay que sumar un cuarto partido a este bloque, Terrassa per la República (Josepa Pepi Oller). Es el único partido independentista sin representación actual en el consistorio, pero los votos que arañe pueden ser determinantes a la hora de que los demás consigan un concejal más o menos.

Una derecha con pocas posibilidades

Ciutadans encabeza el bloque de derechas constitucionalistas. Actualmente, el partido naranja tiene tres concejales en Terrassa y ha cedido apostar por la misma estrategia hasta hora y repetir con Javier González como candidato a la alcaldía. En las pasadas municipales, Ciutadans rozó los 9.000 votos, frente a los 15.662 que ha sumado en las elecciones del 28A. Aunque las candidaturas y porcentajes de votos no son puramente equivalentes, el partido firma una tendencia al alza en el municipio egarense.

El PSC es el mayor competidor de voto para Ciutadans. Durante los últimos años los socialistas perdieron terreno en algunos barrios ante la formación naranja y Terrassa en Comú, pero, tras las elecciones generales, los socialistas Vega parecen haber recuperado la confianza, hecho que puede frenar la escalada de Ciutadans.

Por su parte, el PP también repite candidato, se trata de Alejandro Rodríguez, que es el único representante del partido que logró representación en las elecciones de 2015. Los pupulares buscarán alcanzar a Ciutadans y que no les alcance VOX, que en las elecciones generales quedó  tan solo 109 votos por debajo del PP.

VOX, sin representación en la actualidad, se presenta con el abogado Jesús Rodríguez Pachón, antiguo miembro de Unió de Centre per Terrassa, como cabeza de lista.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA