08 ago 2020

Ir a contenido

Tenis

Nadal y Djokovic se apuntan a la gira americana

El Periódico

Nadal, Williams y Djokovic, durante el Rally For Relief en Melbourne.

Nadal, Williams y Djokovic, durante el Rally For Relief en Melbourne.

Novak Djokovic y Rafael Nadal figuran entre los preinscritos del Masters 1.000 de Cincinnati que este año se disputará en las mismas instalaciones del Abierto de Estados Unidos en Nueva York a partir del 20 de agosto y que supondrá el regreso del tenis en el circuito ATP.

A pesar de que los dos tenistas no parecían dispuestos a viajar a los Estados Unidos por la pandemia del coronavirus finalmente se han inscrito en el torneo en una lista en la que aparecen también Dominic Thiem (número 3 mundial), Daniil Medvedev (campeón del año pasado), Stefanos TsitsipasAlexander ZverevMatteo BerrettiniDavid GoffinRoberto BautistaDiego Schwartzman y Grigor Dimitrov, entre los más destacados. 

Tanto Nadal como Djokovic no han confirmado su presencia pero su inscripción es un signo positivo para los organizadores del torneo que, en la categoría femenina, también han recibido la inscripción de Serena Williams. Durante estas últimas semanas Nadal había estado entrenando en tierra en su academia de Manacor y solo ha confirmado su participación en el Masters 1.000 de Madrid.

Los jugadores inscritos en el torneo de Cincinnati tienen hasta un día antes de que se realice el cuadro para poder borrarse del torneo, por lo que la presencia de todos ellos no será segura hasta el último momento. 

La cuarentena, el problema

Nadal no decidirá si viaja a Estados Unidos para participar en la gira americana hasta conocer realmente la situación sanitaria en Nueva York y el protocolo que deberá seguir para jugar el Abierto de Estados Unidos (31 de agosto) donde defiende el título. El gran problema para los tenistas estriba en la obligación de tener que pasar una cuarentena. Una situación complicada para volver después a Europa y poder participar en la gira de tierra que comenzará con el Masters 1.000 de Madrid, al día siguiente de la final de Flushing Meadows. 

“Si hay una cuarentena cuando los jugadores vuelvan de Estados Unidos, eso significa que será imposible jugar en Madrid y Roma. Y si no pueden jugar estos torneos debido la cuarentena, eso significa que pasarán dos semanas sin hacer nada en una habitación de hotel justo antes de embarcarse en un Grand Slam en tierra batida. Me parece una locura", valoraba Patrick Mouratoglou, entrenador de Serena Williams.

La situación sanitaria en Nueva York parece que está mejorando y la federación americana de tenis ha montado una auténtica burbuja de protección para organizar sus dos torneos con un protocolo de medidas drásticas en las instaliaciones, sin público en las gradas y con los jugadores concentrados en dos hoteles de Nueva York. Pero, a pesar de eso, los tenistas tampoco saben si podrán desplazarse a Estados Unidos y si les permitirán la entrada, según del país del que vengan.

Barty renuncia

Ante esta situación, la número 1 mundial, la australiana Ashleigh Barty, ha anunciado su baja de la gira americana. “Mi equipo y yo hemos decidido que este año no viajaremos a los Estados Unidos. No ha sido fácil tomar esta decisión, pero todavía existen riesgos significativos debido al COVID-19 y ahora mismo no me siento cómoda poniendo a mi equipo y a mí en esa posición de riesgo”, ha escrito Barty en las redes sociales. La tenista australiana también está valorando si jugar la gira europea de tierra y Roland Garros, donde defiende el título.