22 feb 2020

Ir a contenido

semifinal en Melbourne

Thiem se clasifica para la final del Abierto de Australia

El tenista austriaco ha vencido en cuatro sets a Alexander Zverev en un partido muy disputado (3-6, 6-4, 7-6 y 7-6)

El Periódico

Thiem celebra la clasificación para la final de Australia.

Thiem celebra la clasificación para la final de Australia. / AFP

Dominic Thiem se ha clasificado para la final del Abierto de Australia tras vencer a Alexander Zverev en cuatro sets (3-6,6-4, 7-6 y 7-6). El austriaco ha sudado la gota gorda para remontar el partido y a partir del segundo set ha cogido la confianza necesaria para derrotar a su contrincante. 

Thiem jugará la primera final de Grand Slam  de su carrera y lo hará ante Novak Djokovic. El torneo que está realizando Thiem está siendo muy bueno, ya que eliminó a Rafa Nadal y ha ganado a Zverev en un partido muy disputado. La gran final la disputará contra el tenista que más en forma está en estos momentos. Será el gran desafío del tenista austriaco.

Partido muy igualado

El mal inicio de Thiem ha sido compensado con un segundo set más brillante que el primero. Sin embargo, en todo el encuentro, Zverev ha demostrado que no se iba a rendir fácilmente y que para ganarle había que estar muy concentrado. Ha sido en el tercer set cuando Thiem ha empezado a creerse que podía clasificarse para la gran final y en el cuarto set ya ha gozado de una mayor seguridad.

El 'tie break' ha llegado después de casi cuatro horas de partido. Finalmente, Zverev ha notado el cansancio y la confianza y la calidad de su oponente han sido decisivos para llevarse el encuentro.

Primer final de Grand Slam

La clasificación de Thiem para la final del Abierto de Australia será el mayor desafío de su carrera. No será nada fácil, delante tendrá a Djokovic, el cual ha ganado las siete finales en Melbourne que ha disputado. Además, el serbio venció a Federer en las semifinales del Abierto en tres sets y  tuvo mucho menos desgaste físico y mental que Thiem, pero el serbio tendrá que competir contra un tenista que tiene mucha hambre de ganar su primer título Grand Slam.