Ir a contenido

primer Grand Slam

Descartado el aplazamiento del Abierto de Australia por los incendios

La organización afirma que no hay peligro para la salud de los tenistas y que se han tomado todas las medidas y precauciones

Novak Djokovic, durante la ATP Cup, que se disputa ahora en Australia.

Novak Djokovic, durante la ATP Cup, que se disputa ahora en Australia. / EFE / EPA / DARREN ENGLAND

El humo vinculado a los incendios forestales que asolan Australia no debería llevar a un aplazamiento del primer torneo de Grand Slam del año, anunciaron los organizadores este martes, asegurando que han tomado todas las medidas para proteger a los jugadores. El Abierto de Australia se jugará del 20 de enero al 2 de febrero en Melbourne, una ciudad que ha estado rodeada durante varios días por una nube de humo tóxico vinculado a los incendios que azotan al este del país.

Novak Djokovic, presidente del Consejo de Jugadores de ATP y número 2 del mundo, pidió a los organizadores del Abierto el domingo que consideren posponer el torneo si los incendios, que mataron a 25 personas y el humo amenazaron la salud jugadores. El presidente de la Federación Australiana (Tennis Australia), Craig Tiley, dijo el martes que no debe considerar esa medida bajo ningún aspecto. "Según la información que tenemos en este momento, con las calificaciones que tendrán lugar la próxima semana, el pronóstico es bueno. No anticipamos demoras y hemos implementado medidas adicionales para garantizar que el Abierto Australia puede ir según lo planeado", afirmó el dirigente.

Sin peligro para la ciudad

Tiley reconoció que si bien las imágenes de los incendios son perturbadoras, no había peligro para los habitantes de Melbourne. "Los incendios más cercanos están a varios cientos de kilómetros de la ciudad", dijo, subrayando que la salud y la seguridad de los jugadores, el personal y los seguidores eran una prioridad. "Hemos dedicado considerables recursos adicionales al análisis, monitoreo y logística (...) durante todo el torneo", agregó. "En los recintos habrá expertos en clima y calidad del aire que analizarán todos los datos disponibles en vivo y evaluarán la calidad del aire en Melbourne Park en tiempo real", dijo Tiley.

La presencia de cualquier humo tóxico se tratará de la misma manera que el calor o la lluvia excepcionales, los árbitros pueden interrumpir el partido si el monitoreo atmosférico indica que es demasiado peligroso continuar. Con Melbourne Park teniendo tres estadios cubiertos y ocho canchas cubiertas, el riesgo de un retraso en el horario parece mínimo.