Ir a contenido

VUELVE CON 36 AÑOS

El sorprendente retorno de Kim Clijsters

"No quiero demostrar nada. Amo al tenis y quiero ver si mi cuerpo aguanta. Es mi reto", dice la exnúmero 1 mundial

Jaume Pujol-Galceran

Kim Clijsters recibe un cuadro con su imagen en el último Abierto de EEUU.

Kim Clijsters recibe un cuadro con su imagen en el último Abierto de EEUU. / DPA / YORICK JANSENS

A los 36 años, tres hijos y después de siete años de ausencia, Kim Clijsters ha decidido volver a jugar en el circuito femenino. En enero del 2020 comenzará su aventura. “Para mí es un reto. No quiero demostrar nada. Quiero sentir que vuelvo a ser fuerte. Muchos amigos me dicen que quieren correr el maratón de Nueva York antes de los 50 años. Yo todavía amo jugar al tenis y ese será mi maratón”, ha explicado la tenista belga y exnúmero 1 sobre su retorno.

Será la segunda vez que Clisters vuelve a las pistas. Lo hizo en el 2009, después de ser madre por primera vez. Entonces aumentó su palmarés con tres Grand Slams (US Open 2009-10 y Austrália 2011) y ser de nuevo número 1 mundial (lo había sido en el 2003) antes de retirarse en el US Open en el 2012, a los 29 años, tras conquistar 41 títulos desde que debutó en el circuito a los 15 años, en 1999, en Amberes.

Será su segundo retorno porque ya lo hizo en el 2009 después de ser madre por primera vez

 Clijsters, que se había casado en el 2007 con el jugador de baloncesto Brian Lynch, padre de sus tres hijos, Jade (11 años), Jacke (5 años) y Blake (2 años), quería dedicarse totalmente a su familia. “Durante esos años a veces tanteé la idea de volver, pero en esos momentos me decía: no, esto es imposible. Mi vida está ahí en casa y con mis tres hijos. El más pequeño era el que más me necesitaba”, decía Clijsters en la entrevista en exclusiva en la página web de la WTA en la que ha anunciado su regreso.

 

Clijsters ya hizo un guiño el pasado mes de mayo en la inauguración del techo de la pista número 1 de Wimbledon, en la que jugó una exhibición junto a Venus Williams (en activo con 39 años) y John McEnroe. “Te hemos visto bien. Podrías estar jugando todavía”, le dijo la presentadora del acto. “La semana que viene estaré en Roland Garros”, bromeó entonces.

No se la vio en las pistas de París, pero tres meses después ha confirmado su vuelta. Clijsters ha explicado que la primera vez que se planteó con su familia la decisión fue este en el pasado Abierto de Australia, donde fue a jugar el torneo de leyendas. “Se lo comentamos a nuestros hijos, como pudimos hacerlo la primera vez con Jada, cuando le preguntaba ¿Te gusta este estilo de vida? Y ella decía: ¡Me encanta!”.

Sorpresa de Conchita Martínez

“Es una sorpresa y un reto personal”, dice Conchita Martínez, actual entrenadora de Karolina Pliskova, número 2 mundial y una de las rivales que esperan a Clijsters en el circuito. La excapitana de Copa Davis y Copa Federación se enfrentó a la tenista belga en seis ocasiones en el circuito (1-5) y la conoce de jugar torneos de veteranos con ella. “La verdad es que está a un buen nivel de juego pero hay que ver si le sirve para medirse a las mejores de ahora. El circuito es verdad que está abierto, pero hay jugadoras de gran potencia de golpes, jóvenes y fuertes.Espero que lo pase genial”

La felicito y espero que lo pase genial, pero hay que ver si puede medirse a las mejores de ahora"

Conchita Martínez

Extenista y entrenadora de Karolina Pliskova

Clijsters explica que lleva tiempo preparándose para el regreso. Que siente más energía en los últimos seis meses que “han sido duros” que en los dos últimos años cuando se cuidaba en exclusiva de sus hijos. “Me he dado tiempo para mí, algo que tenía olvidado. Ahora salgo de casa después de desayunar, antes solo comía un poco de cereales que Jada había dejado en su bol, o fruta que quedaba de los niños sobre la mesa”.

Es consciente que el reto es mucho más complicado que cuando volvió la primera vez en que se convirtió en la primera mamá en ganar un Grand Slam después de la australiana Evonne Goalagong (Wimbledon, 1980).

Como Serena y Azarenka

Clijsters tiene ejemplos de madres que compiten al máximo nivel. Serena Williams tiene dos años más que la tenista flamenca, pero ha estado apenas un año sin competir tras el nacimiento de su hija Olympia. La estadounidense, que ganó su último Grand Slam en Australia (2017) estando ya embarazada, tuvo problemas de parto ha jugado las dos últimas finales de Wimbledon y el US Open. La bielorrusa Vitoria Azarenka, exnúmero 1 mundial, también regresó a las pistas a las pistas después de tener a su hijo Leo (2016), pero ha tenido problemas de custodia de su pequeño que le han obligado a renunciar a muchos torneos. Este año ha alcanzado su primera final en el torneo de dobles del US Open junto a la australiana Ashleigh Barty.

Empezará a jugar en enero del 2020 con 'wild cards' porque actualmente está sin ránking

Clijsters vuelve a la pista sin problemas, que se sepa, y apoyada por su familia. “Vamos a ver si puedo jugar al nivel que me gustaría estar y al que quiero llegar. Veremos si mi cuerpo es capaz de hacer eso. Si no lo consigo al menos el proceso me habrá devuelto una buena rutina”, valora Clijsters a la que solo preocupa que la atención mediática sobre sus hijos. “Yo puedo manejar esa situación, pero para ellos es diferente“.

Clijsters empezará a jugar en enero del 2020 con 'wild cards' porque actualmente está sin ránking. “No necesito demostrar nada a nadie pero quiero retarme a mi misma. Vamos a intentarlo”, decía en su entrevista con esa sonrisa y simpatía que siempre ha acompañado a Clijsters y los aficionados volverán a ver en la pista.