Ir a contenido

ROLAND GARROS

Thiem derrota a Djokovic y se enfrentará a Nadal en la final de Roland Garros

El austriaco ha vencido al número 1 en un dramático partido de cinco sets y 4 horas y 13 minutos, suspendido el viernes por la lluvia

Jaume Pujol-Galceran

Thiem en el partido que le ha enfrentado a Dkokovic en París.

Thiem en el partido que le ha enfrentado a Dkokovic en París.

Roland Garros. 15.00 horas. La hora de la verdad. El partido más esperado de todo el año por Rafael Nadal. El último escalón para subir y tocar 12 campanadas desde la Philippe Chatrier, la catedral del campeón. La oportunidad de aumentar un estratosférico récord nunca conseguido en la centenaria historia del tenis masculino. Llevarse a su museo de Manacor la 12ª Copa de los Mosqueteros.

Después de dos días, tras 4 horas y 13 minutos de una dramático e intenso partido, Dominic Thiem será el rival este domingo (15.00 horas, DMAX) de Nadal en la final de Roland Garros  al imponerse a Novak Djokovic por 6-2, 3-6, 7-5, 5-7, 7-5. Tras un duelo con muchas interrupciones, viento y lluvia, el serbio cedió al austriaco el derecho a enfrentarse a Nadal para jugar su segunda final consecutiva en París en busca de su primer Grand Slam e impedir que el mallorquín, que ganó el primer título en el 2005, bata un año más su récord.

Djokovic y Thiem han mantenido una durísima batalla en la reanudación del partido, suspendido el viernes con 3-1 del austriaco en el tercer set. Sin lluvia pero con un molesto viento, Thiem ha conseguido apuntarse esa manga en la que Djokovic se ha aferrado a la pista hasta el último momento. El tenista serbio ha conseguido pasar de un 4-1 hasta igualar 5-5, pero en el duodécimo juego, después de una pelea de 12 minutos, en el cuarto ‘break  point’ ha acabado cediendo la manga, desesperado ante esa roca que tenía al otro lado de la red.

Nadal, testimonio

El número 1 mundial no estaba dispuesto a ceder. En la cuarta se ha adelantado 4-2 y aunque Thiem ha conseguido igualar (4-4), finalmente ha forzado el quinto y decisivo set, justo cuando Nadal regresaba a los vestuarios  tras un entrenamineto de poco más de una hora, en la pista número 4, múy próxima a la central y escuchando los gritos del público entusiasmado con Thiem y Djokovic.  El campeón tuvo tiempo en el vestuario de ver como se 'mataban' sus dos posibles rivales en la final. 

Nadal pudo ver la victoria final de Thiem. El tenista austriaco salvó dos 'break point' en el tercer juego, por errores de Djokovic que, después cedió los dos siguientes juegos en blanco (4-1), antes que una nueva tormenta de lluvia obligara a suspender el partido con 40-40 en el sexto juego y tras salvar un 0-40. A su retorno la emoción ha continuado in crescendo. Djokovic ha salvado dos 'break point' para el 5-1 y ha conseguido acercarse después en el marcador hasta el 5-5. Thiem ha conseguido colocar el 6-5 y en el siguiente servicio de Djokovic arrebatárselo para acceder a la final en el primer 'match ball'. 

Vuelta a la final

Thiem estará por segundo año consecutivo en la final de Roland Garros, otra vez, Nadal será quien le espere.  "He jugado el mejor partido de mi vida ante un rival increíble. Mañana ante Nadal no será fácil. Espero darlo todo y mantener la energía mental de hoy. La experiencia de la final del año pasado espero que me ayude", ha dicho el austriaco al acabar su maratoniano duelo. 

"Ha estado formidable. Muy fuerte y valiente. Ha sabido aguantar la presión en los momentos importantes, le deseo lo mejor para la final", dijo Djokovic tras su derrota, que le impedirá conseguir por segunda vez el Grand Slam a caballo de dos temporadas.

Thiem ha sido el tenista que en tierra batida ha ganado más veces al mallorquín. En cuatro ocasiones se ha impuesto. La primera en el 2016 en Buenos Aires (6-4, 4-6, 7-6) y la última esta temporada en las semifinales de Barcelona (6-4, 6-4). Sus estadísticas no son tan buenas en París donde ha perdido sin ganar un set los tres partidos que ha jugado en el 2014, en segunda ronda; en el 2017, en semifinales (6-3, 6-4, 6-0) y el año pasado en la final (6-4, 6-3, 6-2).

"Thiem es un gran especialista en tierra, muy fuerte físicamente y con una potencia de golpes que te tira atrás. Será un rival durísimo"

Carlos Moyà

ENTRENADOR DE RAFAEL NADAL

Thiem será el último obstáculo que le queda a Nadal para volver a morder la Copa de los Mosqueteros por 12ª vez. Un récord inédito en el tenis masculino y que igualará la marca de la australiana Margaret Court, campeona también en 12 ocasiones del Abierto de Australia (1960-66, 1969-71 y 1973).

"Thiem es un gran especialista en tierra. Muy fuerte físicamente y con una potencia de golpes que te tira atrás. Ha ganado en experiencia. Será un rival durísimo" , decía Carlos Moyà, tras el entrenamiento y sin conocer aún que el austriaco iba a ser el rival de Nadal.

Cargado de adrenalina

Thiem llega a la final "cargado de adrenalina". El cansancio acumulado en cuatro días seguidos jugando no le ayudarán demasiado. "El desafío es máximo. Tengo una oportunidad increíble para ganarle. Para mí sería un gran sueño ganar Roland Garros", argumentó Thiem, que aspira a ser el segundo austriaco en lograrlo tras Thomas Muster (1995).

"Thiem está fuerte mentalmente y preparado para grandes cosas. Tiene talento y, a sus 25 años, experiencia para  pelear por la cima del tenis. Hoy ganó al número 1 y mañana, qué mejor que al mejor. Está preparado para el desafío", decía Nicolás Massú, el extenista de 39 años, capitán de Copa Davis de Chile y oro en Atenas 2004 que, desde solo hace tres meses trabaja con Thiem. Mejor no les puede ir.