Ir a contenido

LAS SEMIFINALES DE LA COPA DAVIS

España, al borde del KO el primer día

Jaume Pujol-Galceran / Lille (Enviado especial)

Bautista devuelve una volea, en su partido de Copa Davis en Lille, ante Pouille.

Bautista devuelve una volea, en su partido de Copa Davis en Lille, ante Pouille. / AFP / PASCAL ROSSIGNOL


España está contra las cuerdas y nada parece indicar que pueda evitar el KO de Francia en las semifinales de la Copa Davis. Al final de la primera jornada el equipo local domina el marcador por 2-0 después de que Roberto Bautista perdiese el segundo individual, tras un duelo a cinco sets, ante  Lucas Pouille (3-6, 7-6 (7-4), 6-4, 2-6, 6-4) tras 3 horas y 40 minutos y Pablo Carreño cayera fulminado  ante Benoit Paire por (7-5, 6-1, 6-0), acabando además lesionado en el abductor y sin opciones de jugar mañana. Un duro golpe para Sergi Bruguera que no ha podido contar con su líder Rafael Nadal, lesionado en la rodilla. "No se nos podía haber dado peor", admitía el capitán español.


Feliciano López y Marcel Granollers serán hoy (14.00 horas, Teledeporte), la última esperanza de los españoles para seguir vivos si ganan el  doble ante Julien Benneteau y Nicolas Mahut. Una misión complicado y tan dificil como remontar el 2-0 que España nunca ha conseguido remontar desde que debutó en la Copa Davis en 1921.

Francia está a un solo punto de alcanzar la final por segundo año conecutivo y defender el título que conquistó el año pasado en el estadio Pierre Mauroy, que volvería a ser sede de la última final tradicional de esta competición si Croacia que gana a Estados Unidos en Zagreb, también 2-0, certifica la victoria.

Victoria de l'enfant terrible francés'


Carreño y Bautista se les escaparon los dos puntos de forma muy distinta. El tenista asturiano número 1 español, se vio disminuido por la lesión que le obligó a retirarse hace un par de semanas de la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos. Carreño aguantó hasta ceder el primer set ante Paire, la sorpresa que había reservado Yannick Noah para sorprender a España. L'enfant terrible del tenis francés logró el efecto buscado y se congració con la afición y sus compañeros, después de ser expulsado de los Juegos de Río del 2016 por su comportamento antideportivo.

Carreño  solo pudo pelear en el primer set en el que dejó escapar tres 'set balls', dos con 5-3 y otro con 5-4, resueltos por Pouille con valentía y riesgo, el último una derecha paralela sobre la linea. Un golpe para sacarse la presión y el nerviosismo. Superada la tensión del debut, Paire logró su primer 'break' (5-5)  y ya  solo dejó escapar un juego de los últimos 18 hasta desbordar la euforia de los 16.000 espectadores que estaban en las gradas del estadio Pierre Mauroy.

Pouille, un saque decisivo 

Bautista puso su mejor tenis para recomponer la situación. El castellonense ganó el primer set, forzó el 'tie break' del segundo antes de perderlo, tras salvar siete 'set balls' y volver a ceder la tercera manga, también tras una batalla que Pouille se apuntó en el cuarto después de salvar Bautista, de nuevo, tres 'set balls' más.

Pero en el quinto set se estrelló ante el poderoso servicio de Pouille que no le dio opción cediendo solo cuatro puntos con su saque hasta que le rompió  el suyo para decidir la victoria al tercer match ball y una último punto decidido por el ojo de halcón. "Me habría gustdo dar el punto a España, por momentos he tenido opciones", decía Bautista decepcionado y, a su lado, Bruguera añadía: "El 2-0 es un resultado muy duro, el peor escenario posible, pero queda un punto y lo lucharemos hasta el final". 

0 Comentarios
cargando