Ir a contenido

Muguruza espera a Venus Williams en la final de Wimbledon

La española ha tumbado a Rybarikova ( 6-1, 6-1) la estadounidense a Konta (6-4, 6-2)

Jaume Pujol-Galceran

Muguruza espera a Venus Williams en la final de Wimbledon

AFP / ADRIAN DENNIS

Tan espectacular como contundente. En 65 minutos. Cediendo solo dos juegos. Una victoria express para entrar lanzada a la final de Wimbledon dos años después de jugar la primera. Garbiñe Muguruza volverá a optar a un título que en el 2015 se le escapó ante Serena Williams.

Garbiñe Muguruza

FINALISTA DE WIMBLEDON 2015 y 2017

En la lista de campeonas hay demasiadas Williams, va siendo hora de colocar otro nombre"


Entonces todo era un sueño. «Era un manojo de nervios», decía ayer. Una niña viviendo un cuento de hadas. Esta vez, no. Muguruza sabía a lo que buscaba y no dejó que se le escapara. La eslovaca Magdalena Rybarikova lo pagó encajando un doble 6-1 y Muguruza lo celebró con la alegría controlada. «Ha sido un gran logro», dijo solo salir de la central. La española sabe que aún hay trabajo por hacer. El sábado (15.00,  Movistar+) queda el último esfuerzo.


DE WILLIAMS A WILLIAMS

 En la final se encontrará de nuevo con otra Williams, Venus, que a sus 37 años está viviendo una segunda juventud, y que derrotó a la británica Johanna Konta por 6-4 y 6-2. Será la novena final que dispute la mayor de las Williams en Wimbledon donde ha ganado en el 2000, 2001, 2005, 2007 y 2008. «No será fácil. Estoy emocionada por volver y me encantaría suceder a mi hermana este año», dijo emocionada.

Venus Williams

PENTACAMPEONA DE WIMBLEDON

No será fácil pero me encantaría suceder a mi hermana este año"


No piensa lo mismo Muguruza. «En la lista de campeonas hay demasiadas Williams ya va siendo hora de poner un nuevo nombre», bromeó cuando le preguntaron por el palmarés del centenario torneo.No habla por hablar. Ante Rybarikova dio otro recital. 74% de puntos con el primer servicio, 22 golpes ganadores y solo 8 errores. Un juego con el que desbordó y desesperó a su rival que confiaba en «el milagro», después de una remontada espectacular desde el puesto 453 mundial, tras dos operaciones en la rodilla y la muñeca el año pasado, hasta las semifinales de Wimbledon.

Ribarykova la había ganado en el 2015 sobre la hierba de Birmingham, pero enfrente tenía a una jugadora muy diferente. «Ahora me siento más fuerte, antes tenía muchas cosas en la cabeza, ahora quiero hacerlo todo más simple, he evolucionado como tenista, he aprendido como jugadora. He conseguido amalgamar todo un  poco y que todo encaje mejor», decía satisfecha.Muguruza lo demostró en un escenario, la central de Wimbledon, donde aún no había podido jugar y se había quejado por eso. «Siempre quieres jugar en la central. Me gusta jugar en estas pistas y ahora volveré a hacerlo el sábado», lanzó como reivindicación, sin querer entrar en polémicas. «Ahí lo dejo».
 

LOS DUELOS CON VENUS

La final promete emociones fuertes. Muguruza llega preparada para la batalla. No será la novata que se enfrentó a Serena Williams aunque admite que entrará nerviosa. «Sería malo no estarlo, lo importante es controlar esa tensión y manejarla». Sabe como encarar el duelo. Conoce a Venus. «Tiene experiencia y está jugando muy bien otra vez», destacaba ayer Muguruza. En sus enfrentamientos anteriores la estadounidense la ha ganado tres veces, aunque la última vez, este año, en los cuartos de final de Roma acabó su mala racha (6-2, 3-6, 6-2).

Los aficionados británicos confiaban en que Konta pudiera sorprenderla pero disipó las dudas cuando arrebató el primer set a Konta rompiéndole el servicio. No hubo más emoción. Ahora Venus Williams tendrá la oportunidad de ganar el sexto Wimbledon y el octavo Grand Slam, nueve años después de conquistar el último (2008), precísamente en Londres. «No será fácil, pero intentaré dar el máximo para conseguirlo», prometió la jugadora más veterana en alcanzar la final desde que Martina Navratilova, que también con 37 años,  perdió la final contra Conchita Martínez en 1994. Un buen presagio. 
 

0 Comentarios
cargando