Una gran marea de estrellas recorre la misteriosa galaxia del Sombrero

Una gran marea de estrellas recorre la misteriosa galaxia del Sombrero
3
Se lee en minutos

Investigadores españoles del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han concretado un importante avance en torno a la comprensión de las características de la galaxia del Sombrero, al observar en detalle una gigantesca corriente de estrellas que la compone.

La galaxia del Sombrero (M104) se localiza a unos 30 millones de años luz de la Tierra, formando parte del Supercúmulo Local, que incluye al cúmulo de Virgo y al llamado Grupo Local, en el que se encuentra la Vía Láctea. Es extraña en sí misma, ya que posee características de las galaxias espirales y de las elípticas, convirtiéndose en una especie de híbrido de ambas.

Con una masa aproximada de 800.000 millones de soles, M104 se aleja de la Tierra a una velocidad de 1.000 kilómetros por segundo, un fenómeno originado en la constante expansión del universo en múltiples direcciones. Fue descubierta por el astrónomo y geógrafo francés Pierre Méchain, el 6 de mayo de 1783.

¿Una galaxia espiral, elíptica o híbrida?

Aunque su estructura no puede apreciarse a simple vista desde la Tierra, es posible observarla fácilmente con telescopios sencillos. A pesar de haber sido catalogada en principio como una galaxia espiral, existen teorías que sostienen que se trataría en realidad de una galaxia elíptica de grandes dimensiones.

De acuerdo a estos postulados, hace aproximadamente 9.000 millones de años la galaxia del Sombrero habría capturado material cósmico conformando un disco inserto en su estructura, que luego habría evolucionado hasta obtener la forma actual.

El nuevo estudio, publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS), ha logrado obtener detalles únicos de una gran corriente de marea o corriente de estrellas en esta galaxia, que podría explicar en parte su extraña morfología, que sigue sin contar con una explicación definitiva y concreta.

Tema relacionado: Las galaxias no tuvieron infancia.

Fusión húmeda y un extraño halo

Según una nota de prensa, la corriente estelar se habría originado a partir de la absorción de una galaxia más pequeña en los últimos 3.000 millones de años. El descubrimiento deja abierta la posibilidad a que la extraña forma de la galaxia del Sombrero se deba a una “fusión húmeda”, un escenario en el que una gran galaxia elíptica se «rejuvenece» con grandes cantidades de gas y polvo procedentes de otra galaxia masiva.

Esa hipotética colisión fue sugerida a partir de recientes observaciones del telescopio espacial Hubble, que estudió la población estelar del halo galáctico de grandes dimensiones que rodea a M104. Aunque el descubrimiento de los astrofísicos españoles no confirma esta teoría, deja abierta la posibilidad para futuras investigaciones que puedan dilucidar el enigma.

Se cree que los halos galácticos están conformados por gas interestelar de escasa densidad, estrellas viejas y materia oscura. Sin embargo, el misterio sobre la galaxia del Sombrero aumenta si tenemos en cuenta que en su halo se ha encontrado una gran cantidad de estrellas ricas en metales, un aspecto que indicaría que se trata de estrellas jóvenes.

Como las estrellas de generaciones recientes suelen ubicarse en los discos de las galaxias pero muy inusualmente en los halos galácticos, M104 se ha transformado en una galaxia compleja, inclasificable y que propone fuertes desafíos a los científicos. ¿Será el nuevo estudio español la llave para resolver las incógnitas que plantea la galaxia del Sombrero?

Referencia

A feather on the hat: Tracing the giant stellar stream around the Sombrero galaxy. D. Martínez Delgado et al. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (2021).DOI:https://doi.org/10.1093/mnras/stab1874

Noticias relacionadas

Video: simulación de la corriente de marea o corriente estelar en la galaxia del Sombrero. Crédito: Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), en YouTube.

Foto: la extraña galaxia del Sombrero o M104. Crédito: Manuel Jiménez/Giuseppe Donatiello.