Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Farsa en T-5: Juan Carlos I es la víctima y Bárbara su verdugo

La historieta del bueno y la malísima

La historieta del bueno y la malísima / TELECINCO

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El plan de Tele 5 contra Bárbara Rey sigue su curso. Impulsado por la actual presidencia de Mediaset, están usando el programa ‘De viernes’ –que no deja de ser un ‘Deluxe’ pero con nombre distinto– y han contratado al hijo de Bárbara, Angel Cristo Jr., para crear un relato y dibujar al rey Juan Carlos I como una pobre víctima, y a Bárbara Rey como su verdugo y chantajista.

Este viernes pasado emitieron el segundo capítulo. El señuelo era que iban a enseñarnos las fotos íntimas de Bárbara con el Rey. Ya les dije la semana pasada que lo dudaba mucho. En efecto, no han enseñado ni una. Toda esta operación que Tele 5 ha preparado es el típico estilo ‘telecinqüe’ cuando les conviene activar su colosal engranaje en posición de acoso y derribo. No tendría mayor importancia sino hubiera detrás un intento de ‘lavado’ de la figura del Rey emérito. Torticero relato el que T-5 ha construido. Resulta que en 1993 y 1994, cuando el Rey Juan Carlos iba de flor en flor –’de rubia en rubia’ como él solía decir– con su bragueta en ristre, con toda la prepotencia por ser el más poderoso de este país, resulta –les decía– que T- 5 ha construido una historieta al revés de lo sucedido: dibujan al entonces Rey de España como una pobre y frágil criatura en manos de Bárbara la maligna. Hay un momento en el programa, muy significativo, cuando hablaban de los muchos millones que Bárbara exigió por sus fotos con el Rey, y uno de los colaboradores se sale del guión y advierte: «¡Y todo eso se pagó con dinero público!». ¡Ahh! El presentador le cortó enseguida. Claro, había que evitar hablar de la verdad de lo ocurrido: que el Rey se negó a pagar sus polvos de su bolsillo y mandó al CSID (hoy CNI) para que pagase con dinero de todos los habitantes de este país. Ya sabemos que Bárbara no es la madre Teresa de Calcuta. Pero que el Rey de España resulte ser la indefensa víctima, no cuela. Esta maniobra impulsada por la cúpula de T-5 es una farsa.

No sé si alguna de aquellas abnegadas y valerosas intelectuales que iban a los platós de T-5 a defender a Rocío Carrasco, creyendo que la cadena estaba en una cruzada contra el maltrato y en favor del feminismo –cuando T-5 solo buscaba hacer negocio y lo del maltrato era solo la excusa– no sé si ahora, repito, dirán alguna cosa sobre esta Bárbara, y este Rey, que está dibujando Tele 5.