MÁS PERIÓDICO

Iker Jiménez y Carmen Porter: los nuevos reyes (conspiranoicos) de Mediaset

Iker Jiménez y Carmen Porter: los nuevos reyes (conspiranoicos) de Mediaset
  • El periodista lleva el timón de 'Horizonte' y su esposa se estrena en solitario con ‘Futura’, el relevo de 'Todo es verdad'

3
Se lee en minutos
Abel Cobos
Abel Cobos

Periodista

Especialista en tendencias, planes, cultura pop, televisión, 'celebrities', memes, internet y temática LGTBI.

Escribe desde Barcelona

ver +

Leyendo los titulares del corazón, quedaba claro que el matrimonio de Iker Jiménez y Carmen Porter estaba tan muerto que parecía que ni con una de las ouijas a las que están tan acostumbrados podrían tender puentes. "Carmen Porter se separa de Iker Jiménez", decían decenas de publicaciones que, simplemente, hacían referencia a la emancipación televisiva de la copresentadora de Cuarto Milenio, que tendrá un programa en solitario en Cuatro, 'Futura', con el que a partir del martes sustituirá al 'Todo es verdad' de Risto Mejide. La bola se hizo tan grande que incluso Iker tuvo que salir a sus redes sociales a desmentir esta ruptura nacida del 'click-bait'. "La buena gente en la calle diciéndome que es una pena que nos hayamos separado…", comentaba a principios de semana en Twitter.

Más allá de la anécdota, queda algo claro: el matrimonio preferido de los ocultistas –criticado porque su obsesión conspirativa a menudo ha abonado el discurso de la ultraderecha– se ha convertido en la nueva baza mediática de Mediaset. Un premio a la fidelidad corporativa, puesto que ambos llevan dirigiendo 'Cuarto Milenio' en Cuatro desde 2005, año de fundación de la cadena. 

En su primera emisión se definieron como "un equipo de periodistas que ni cree ni deja de creer", "simplemente se buscan pruebas y datos" y que, como añadió Carmen, nacía para contar lo que "habitualmente no se cuenta en los medios y no llega a primera plana". Su primer misterio televisado fue en Ochate, pueblo fantasma de Burgos en cuyas ruinas, según los creyentes, se escuchan voces de fantasmas a través de psicofonías. Una auténtica declaración de intenciones, no solo del programa, sino también del matrimonio, que ya llevaba desde hacía años tratando temas paranormales en la radio.


/ Archivo

"Campañas de boicot"

En sus primeros años se les percibió como un programa de nicho friki. Historias de medianoche que servían para fuel de amantes del ocultismo, sin mucho más interés social que pasar un buen rato. Para la crítica se trataba del 'remake' español de 'Misterios sin resolver', el programa ochentero conducido por Robert Stack que, tres años antes de 'Cuarto Milenio', salió de antena por la muerte del presentador. 

Pero a medida que su presencia en televisión se asentaba y se convertían en un icono mediático, este rol de analistas objetivos de lo paranormal fue puesto en cuestión y, antes de que existiera la palabra posverdad, decenas de científicos alertaron de los peligros de promover estas teorías de la conspiración, falsedades y desinformación en antena. Años después, Iker descalificaba estas inquietudes científicas como "campañas de boicot" con el objetivo de querer silenciar su programa y los temas que contaba.

Defienden su postura apelando a la "libertad" de hablar hasta de "aquello de lo que no se puede hablar" por "intereses ocultos"

Noticias relacionadas

Y como una profecía, los peligros de los que alertaban sus críticos se cumplieron en la pandemia. El programa, donde siempre habían tenido encaje todo tipo de teorías de la conspiración, ahora pasaba a dar cobijo a 'fake news' que mezclaban la geopolítica y la desinformación relativa al covid. "Da la impresión de que hay muchos factores que hacen que no sea bueno preguntarse qué pasó", decía Iker en un programa dedicado al supuesto origen del virus en un laboratorio, apoyado por fuentes de científicos conspiracionistas.

Por supuesto, tanto Iker como Carmen defendieron estas posturas, apelando a la "libertad" de "hablar de todo", hasta de "aquello de lo que no se puede hablar" por "intereses ocultos". Y además con buen resultado: alimentar de contenido a los críticos y negacionistas del covid no solo les brindó récords de audiencia, también ha asentado su reinado en Mediaset con nuevos proyectos como 'Futura'.