Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: A cámara superlenta el paseíto dura media horita

Biden-Sánchez, risas en ‘El intermedio’.

Biden-Sánchez, risas en ‘El intermedio’.

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Nunca un paseíto de 50 segundos había tenido tanto recorrido televisivo. ¡Ah! Qué excitación. Qué equilibrismos en algunos, y en otros cuánto cachondeíto.

En el Telediario'de las 15.00 horas de TVE-1 arrancaban así: «Pedro Sánchez ha hablado hoy por primera vez con Joe Biden. Los dos presidentes han tenido una breve conversación antes del comienzo de la cumbre». O sea, reconocían que el encuentro había sido breve, pero resaltaban que por fin ambos mandatarios se han conocido y han tenido un paseo conversativo. Es una forma de mirar en positivo.

En las Noticias de las 20.00 horas de La Sexta han preferido comenzar con la valoración del propio Sánchez sobre el asunto: «Pedro Sánchez le quita importancia a la breve duración de su primer encuentro con Biden», nos decían como arranque informativo. ¡Ah! Comenzar con la consecuencia en lugar de con la causa que la produce siempre da muy buenos resultados televisivos. Se evita la incomodidad de construir un relato peliagudo, trasladando la narración al modo de ver de uno de los protagonistas

Noticias relacionadas

En A-3 Noticias 21.00 horas Vicente Vallés le puso pimienta al asunto. No se carcajeó, eso no. No es su estilo. Pero dentro de su seriedad gestual y facial, lanzó pinceladas que inducían a la comicidad. Por ejemplo cuando nos dijo: «Según el presidente Sánchez, han tenido tiempo de hablar de bastantes cosas, pero… ¡su explicación ha durado más que el encuentro que han tenido!». ¡Ahh! Vallés nunca da puntada sin hilo. Donde se partían de risa fue en 'El intermedio'. Ahí sí que hubo un jolgorio muy entretenido. Decía Wyoming, pasmado ante tanta brevedad: «Biden se ha pasado la mitad del paseo mirando al infinito. Seguramente se preguntaba ‘¿Quién és este señor?’».

Hombre, visto el revuelo televisivo que estos 50 segundos han producido, si yo trabajase en los entornos monclovitas habría llamado a 'El hormiguer'o y les habría pedido la cámara superlenta. ¡Ah! Es un artilugio fabuloso. Es capaz de grabar 10.000 frames po segundo. Es decir, visto el momento grabado con esta cámara, el paseíto habría durado, como mínimo, media horita. El tiempo es relativo decía Zenón de Elea, discípulo de Parménides. Todo movimiento es un espejismo. No es la brevedad, sinó la intensidad del momento, lo superlativo. A Puigdemont le das 50 segundos y te declara, y te suspende a la vez, tranquilamente, seis veces la República.