GALARDONES A LA BAJA

La audiencia de los Premios Oscar se desploma a mínimos históricos

  • Solo 9,8 millones de personas vieron la retransmisión de la ceremonia en Estados Unidos 

  • La gala tuvo un 58.3% menos de espectadores que la edición del 2020, que fue vista por 23,6 millones  

Chloe Zhao, con el Oscar a la mejor directora con ’Nomadland’.

Chloe Zhao, con el Oscar a la mejor directora con ’Nomadland’. / Todd Wawrychuk / AMPAS / AFP

2
Se lee en minutos
Joan Maldonado

La gala de entrega de los 93 Premios Oscar tampoco se ha salvado de los estragos que la pandemia por coronaviurus está causando en la industria del cine. Los números son claros y devastadores, la ceremonia celebrada el pasado domingo en el Dolby Theatre de Hollywood y en la Union Central de Los Ángeles fue vista solo por 9,8 millones de personas en Estados Unidos. 

Una pírrica cifra que coloca la retransmisión ofrecida por la cadena ABC como la peor de la historia de los premios y supone un 58.3% menos de audiencia y 14 millones de espectadores menos con respecto a la gala del 2020, que con 23,6 millones era considerada hasta la fecha la ceremonia con menos audiencia. 

Vista de la Union Station, uno de los espacios de la gala junto al Dolby Theatre.

/ EFE

Interminables parlamentos

Los datos, publicados por la empresa Nielsen, demuestran el progresivo desinterés de los espectadores por una gala que hasta hace unos años era uno de los eventos más esperados y seguidos a nivel mundial y que hace apenas unos años convocaban a más de 40 amillones de estadounidenses frente al televisor. Unos datos que certifican el progresivo descenso de audiencia de las últimas galas.

Una ceremonia de entrega con numerosos cambios motivados por la pandemia, sin presentador, y ya van tres ediciones, ubicada en un espacio pequeño y diseñado como una sala de fiestas, con la presencia de solo los nominados en la platea, sin apenas imágenes de las películas nominadas y con momentos atropellados como el 'in memorian' o la entrega del último galardón, históricamente para la mejor película, pero con interminables parlamentos y momentos insulsos que alargaron la ceremonia hasta unas eternas tres horas.


/

Gala aburrida

Noticias relacionadas

Una gala anodina, monótona y sobria, sin sorpresas, gotas de humor y grandes actuaciones musicales, que ahuyentó al espectador más joven, ya que según Nielsen, el rango de edad de entre los 18 y 49 años se situó en el 1,9 del rating, en contraste del 5,3 de la edición del 2020. Y es que como admite un veterano crítico de cine: "Si a los Oscar le quitas el 'show', el humor y el glamour se quedan en algo aburrido y televisivamente muy pobre".

Pero el desafecto general por la gala también es atribuible a las dificultades del público para asistir a las salas de cine en tiempos de pandemia, y por tanto el desconocimiento general de las películas nominadas, lo que le resta interés competitivo a la gala entre los potenciales espectadores, y también la feroz competencia de las plataformas de televisión al cine convencional que están provocando nuevos hábitos de consumo audiovisual.