TÚ Y YO SOMOS TRES

Una morbosa paradoja en falsa clave feminista

Olga Moreno en ’Supervivientes’ (Tele-5).

Olga Moreno en ’Supervivientes’ (Tele-5).

Se lee en minutos

El método del negocio televisivo se basa en un perverso equilibrismo. Eso Mediaset siempre lo ha tenido clarísimo. Ahora mismo, a raíz de ese rentabilísimo negocio que Tele-5 ha montado usando el caso Rocío Carrasco, se ha producido una meditable situación.

Por un lado, han purgado al acusado de maltratador, Antonio David Flores, exmarido de Rocío. Le han rescindido los contratos de todos los programas en los que participaba.

Y lo han hecho públicamente, dándole gran sonoridad a la decisión, sacando pecho, o sea, para dar la sensación de que Tele-5 es la cadena más concienciada con el feminismo. Hombre, es un arranque ético francamente sospechoso. Sobre todo por la trayectoria que lleva el imperio Mediaset, desde tiempo inmemorial, con su modo de tratar el factor femenino. Solo hay que recordar aquellas `’mamachichos’, ‘velinas’, y ‘bunga-bungas’, hasta el reciente caso de la joven Carlota Prado, presuntamente violada y luego maltratada y vejada en la última edición de ‘Gran Hermano Revolution’, caso que ha acabado en los tribunales. 

Por eso se han apresurado ahora a extirpar a Antonio David Flores de sus parrillas, comunicándolo a bombo y platillo. Pero claro, lleva muchos años este exmarido de Rocío proporcionando negocio a Tele 5. O sea que había que compensarle para poder seguir haciendo negocio mutuo. Y la fórmula que han encontrado es la siguiente: le habrán dicho “quedas expulsado pero no te preocupes, es solo de cara a la galería, porque acto seguido contratamos a tu esposa Olga Moreno, la metemos en ‘Supervivientes’, y listo”.

Hombre, vistos los anodinos concursantes de esta nueva edición de ‘La isla de los mosquitos’ (oficialmente ‘Supervivientes’), es verdad que esta señora es la única que puede proporcionar el morbo que tanto necesitan.

Noticias relacionadas

De hecho ya nos la han enseñado en el Caribe diciendo con mucho dolor que su marido de maltratador no tiene nada en absoluto, que lleva con él 21 años, que le conoce muy bien, que lo único que ha hecho es desvivirse por sus hijos..., o sea, que todo lo que cuenta su ex es una fábula. O una exageración.

¡Ah! Consigue Tele-5 con este sistema una morbosa paradoja: dos testimonios de dos esposas (la ex, y la actual desde hace 21 años) hablando del mismo marido en términos completamente contrapuestos y distintos. Otra jugada maestra de Tele-5 que va a proporcionar más espectáculo, y más negocio, en todo este turbio asunto.