01 dic 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Risas al juez Guevara, pero faltaba Cuevillas

Ferran Monegal

El juez Guevara, en Polònia (TV-3).

El juez Guevara, en Polònia (TV-3).

En Polònia (TV-3) le han dedicado un sketch al juez Félix Alfonso Guevara, magistrado ahora a cargo de los atentados del 17-A en Barcelona.  Estamos de acuerdo, este juez ha tenido sonoras actuaciones que le elevan a criatura de interés mediático de primera. La clonación del juez por parte del polaco Marc Rodríguez ha sido eficiente y efectiva, pero la escenificación y el guion de la broma era francamente superficial, sin mordiente. Recurrentes y siempre discutibles chascarrillos sobre la condición física del juez (le llamaban ‘petitó’), bromitas porque su disminución corporal le acarrea problemas con la altura de las mesas, y poco más. Hombre, aquí lo que hemos echado en falta es al letrado Jaume Alonso-Cuevillas. Ha sido sobre todo con este abogado con quien Guevara ha tenido un pintoresco rifirrafe, muy celebrado y reproducido, cuando le advirtió a Cuevillas que cuidadín con las ironías: con él puede ensayar las que quiera pero con la institución que representa, ni una.

¡Ah! El letrado Cuevillas es una criatura muy aprovechable para el sarcasmo de Polònia. Abogado de Puigdemont, fue colocado a dedo desde Waterloo en la lista de diputados de JxCat. El veterano y prestigioso abogado Josep Maria Loperena publicó meses atrás en Diari de Girona una semblanza de Cuevillas muy sugestiva. Advertía: «A finales de los años 90 Cuevillas no se llamaba Jaume ni gritaba como ahoraVisca Catalunya. Era todo lo contrario. Lucía en la muñeca una bandera española. Su mandato como decano del Colegio de Abogados de Barcelona fue suspendido por desvío de fondos colegiales para reformarse el despacho, denuncias archivadas por jueces próximos a la retaguardia del Opus Dei y la Falange. Cuando fue contratado por Puigdemont, se transformó en un independentista radical y un demócrata de toda la vida». ¡Ahh! Este tipo de mutaciones, para un programa con el sarcasmo de Polònia,  son muy atractivas. Por eso me extraña que se hayan olvidado de Cuevillas.

En cuanto al juez Guevara, quisiera resaltar el perfil que hizo de él Quico Sallés en el templo del FAQS el otro día: «Es extrordinariamente técnico. Hiper garantista. No se le puede ubicar como conservador ni como progresista. Conoce los sumarios al folio. Hace sentencias breves y ajustadas». ¡Ah! No gustó este perfil a los devotos allí reunidos. Buscaban una lapidación, sin duda.

Temas Polònia