01 dic 2020

Ir a contenido

DOCUMENTO EN LA 2

'Ernest Lluch, libre y atrevido', la revisión de un líder a los 20 años de su asesinato

El programa recorre la figura personal y política de la mano de las personas que lo conocieron

El Periódico

Ernest Lluch, retratado en San Sebastián.

Ernest Lluch, retratado en San Sebastián.

'Ernest Lluch, libre y atrevido' es un viaje personal e íntimo en torno a la figura del político socialista de la mano de amigos, compañeros, periodistas y familiares. Un documental coproducido por RTVE que La 2 estrenará este sábado 21 de noviembre, cuando se cumplen 20 años de su asesinato a manos de ETA.

Una de las conclusiones de las personas que en algún momento de su vida estuvieron próximas a él es que Lluch fue un agitador del pensamiento y un hombre poliédrico que tenía una gran capacidad de deslumbrar a la gente con nuevas ideas. Fue uno de los políticos que ayudaron a poner los cimientos para hacer de España un país moderno, con la implementación de la ley general de sanidad de 1986 y la primera ley del aborto. Mientras intentaba construir puentes de entendimiento en Euskadi, el comando Barcelona de ETA lo asesinó.

Durante su trayectoria humana y profesional, el desaparecido político socialista conoció en profundidad la realidad política y social de ValenciaCatalunya y Euskadi; y reflexionó sobre sus problemas, muchos de los cuales hoy en día todavía están presentes.

El documental se adentra también en el papel de Lluch dentro del socialismo catalán y valenciano, sus divergencias y la polémica de la Loapa (ley orgánica de armonización del proceso autonómico); también su presencia en los medios de comunicación, ya que fue uno de los primeros políticos mediáticos que participó en tertulias de radio y televisión.

Ernest Lluch, libre y atrevido’ quiere explicar qué impulsó a este hombre de fuertes convicciones a vivir largas temporadas en Euskadi en la época álgida del terrorismo de ETA. Miembro del Orfeón Donostiarra, socio de la Real Sociedad, formó parte del movimiento pacifista Elkarri y siempre trabajó para construir puentes de diálogo para acabar con la violencia. Pero la sinrazón terrorista apretó el gatillo en el párking de su casa el 21 de noviembre del 2000.