TÚ Y YO SOMOS TRES

T-5 da 100 euros por quemar a la Pantoja

Chelo quemó a la Pantoja con un soplete (T-5).

Chelo quemó a la Pantoja con un soplete (T-5). / TELE 5

Se lee en minutos

En marzo del 2018 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentenció que quemar la foto de alguien no es delito. Ni la foto del Rey ni la foto de la suegra. Es libertad de expresión. De modo que esta nueva sección llamada 'Quiero dinero' que hacen por las tardes en el 'Sálvame' de Tele 5 no es denunciable. 

Chelo García Cortés es la criatura que ha inaugurado este nuevo entretenimiento. Lleva toda la semana cobrando un dinerito por hacer cosas extravagantes y surrealistas. El gancho, el anzuelo, de esta iniciativa televisiva es que lo que le proponen a Chelo sea doloroso para ella. O sea, que mientras lo hace, vaya sufriendo. Por ejemplo, cuando tuvo que meter la cabeza en una caja llena de cucarachas. O cuando un tirador de cuchillos le fue lanzando puñales aguantando ella, de pie, quieta, delante de una tapia de madera. Lo de quemar una gran foto de la Pantoja es otro registro. Aunque no sea delito, queda implicada una tercera persona, que está en su casa viendo la tele y asiste de pronto a su incineración.

Depresión de la tonadillera

Te puede interesar

Decían en el programa, para meter más morbo, que a la Pantoja le dio un patatús. Cuando vio que Chelo, con un soplete, le pegaba fuego a su egregia figura, sufrió una depresión. No la consoló ver que Chelo lloraba de remordimiento mientras hacía de pirómana. Yo creo que lo que debió desmoralizar más a la tonadillera es ver que el día anterior, por enseñar las bragas, a Chelo le dieron 1.500 euros, y en cambio por quemarla a ella lo tasaron en solo 100 euros. No somos nada, efectivamente.

Se pueden hacer muchas metáforas acerca del poder incinerador que tiene la tele. De hecho Tele 5 funciona, toda ella, como una gran barbacoa. Aquí el secreto de todo esto es el dinero. Las cadenas públicas van tirando tan ricamente de los presupuestos públicos, todos en plan obedientes funcionarios, y viento en popa. Pero los beneficios de las cadenas privadas están cayendo. En junio, Mediaset tuvo que abandonar el Ibex 35. Estaba allí desde hacía 15 años. En el 2004, por una acción de Tele 5 casi te daban 20 euros. Hoy te dan 3. Algunos gurús de esta industria se preguntan seriamente si hacer tele en abierto es negocio. Por eso tienen que inventarse programas baratos, y ya solo pagan 100 euros por quemar a la Pantoja. Quién sabe, quizá la telebasura acabará no por falta de audiencia, sinó por pura miseria. Otra metáfora, muy hermosa.