23 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Besos con policloruro de vinilo

Abrazos de plástico en la llegada de los Supervivientes a Madrid

Ferran Monegal

Encuentros familiares en ’Supervivientes’.

Encuentros familiares en ’Supervivientes’.

De la llegada, o repatriación, de los Supervivientes 2020 (T-5), tasladados desde los Cayos Cochinos de Honduras hasta un hotel de Madrid, lo más iridiscente ha sido el artilugio que les han colocado para su reencuentro con familiares y amigos. Era una mampara de plástico flexible, seguramente policloruro de vinilo, y se hacían la ilusión que se abrazaban, que se tocaban, que se besaban, cuando en realidad allí lo único que se producía era el frotamiento, el roce, el restregón, de polivinilo contra polivinilo. Meditable espejismo. No había contacto humano. Había transmisión de partículas de ploricloruro, como los peces en los mares y océanos, que de tanto nadar y comer basura plástica, su organismo está infestado de micropartículas.

Está demostrado que de la misma forma que el mensajero muchas veces modifica el mensaje, también el envoltorio puede modificar el producto. Todos estamos expuestos al policloruro de vinilo que la tele transmite. La audiencia lo recibimos en forma gaseosa al sintonizar una cadena, en este caso Tele 5. Se llena nuestra salita de estar de gas metano y etileno. Forma cortina flexible. Nos envuelve. Es letal para el desarrollo cognitivo de cualquier miembro de la familia. Sobre la exposición continuada a esta nube les recomiendo un clásico del análisis televisivo, el sociólogo Pierre Félix Bourdieu. A finales de los 90 ya analizó los métodos de contaminación a través de la TV que comenzaba a practicar en Italia Silvio Berlusconi, también llamado Sua EmittenzaBourdieu advertía de lo que nos iba a caer encima. Y de cómo afectaría a las generaciones futuras.

Es irrelevante quien gane este concurso. Solo son pequeñas piezas de la gran industria del policloruro televisivo. Lo trascendente es la expansión de la nube. Para envolver el verano ya están ultimando otra emisión que se llamará La casa fuerte. Habrá dos equipos: unos atesorando dinero, y otros al ataque para quitárselo. O sea, los billetes permanecen como verdad única. Solo van cambiando de mano según ganen los más fuertes, pícaros o listos. Para después del verano preparan otra Isla de las tentaciones. Esta vez han contratado a parejas, o matrimonios, conocidos. El arte consiste en irse poniendo los cuernos entre ellos mismos. Supongo que el premio se lo llevará la pareja que presente una cornamenta más cumplida.