26 may 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

TVE estancada, pero surgen remolinos

Ferran Monegal

María Casado, adiós televisión, hola Banderas.

María Casado, adiós televisión, hola Banderas.

Si alguien me pudiera decir quién manda en estos momentos en TVE se lo agradecería.  Es la gran televisión pública de España. Los que la pagamos merecemos saber quién maneja esta colosal maquinaria televisiva. Y si tiene algún plan concreto para abordar el futuro. Lo de la administradora provisional Rosa María Mateo, a estas alturas, ya es una broma pesada.

Aceptó echarles una mano puntual, para tres o cuatro meses, y ya lleva dos años de provisionalidad. Esta cronificación la perjudica tanto a ella como a la corporación que administra. Hay ahora mismo un director de la cadena, David Valcarce, perfíl técnico. Hay un director de información y actualidad, Enric Hernández, perfil periodístico. Hay un director de operaciones, Víctor Sánchez, perfil logístico. Y hay una nube de consejeros variopintos, muchos dependientes de los partidos políticos, que no se sabe bien si están en el aire, en activo, en espera de destino, o si van a promover acciones judiciales para aclarar aquello tan típico de la picaresca, que dice: ¿Qué hay de lo mío?

La audiencia de TVE-1 apenas alcanza el 10% de cuota de pantalla. TVE Catalunya sigue en encefalograma raquítico, o sea, como cuando Jordi Pujol se aseguraba en sus pactos con los gobiernos de Madrid que TVE jamás, nunca jamás, le haría la más mínima sombra a TV-3. Ante tanto estancamiento ahora ha sorprendido que, de pronto, alguien haya decidido comenzar a mover un poco el agua del pantano, aunque solo sea con un palito.

A la excelente María Casado se le ha comunicado que no continúa al frente de La mañana de TVE-1. Hoy hemos sabido que ha aceptado dirigir la productora de Antonio Banderas Soho TV. Cuando a uno, a pesar de una trayectoria impecable, no le quieren en un sitio, es natural que se busque un lugar donde sea querido y reconocido. A Xabier Fortes le desplazan de Los desayunos, y quedará recluido en las madrugadas informativas. El portal Bluper le ha preguntado cómo lo lleva. Ha contestado: «Tratando de asumirlo». O sea, que ha sido desplazado malgré lui. Estos golpes de palito sobre el pantano pueden parecer el preludio de un gran plan hidráulico. Cuidado. No veremos remolinos hasta que no se otorgue la cartera secreta de ministro de RTVE. Un potente productor aliado con un altísimo político ya acarician las turbinas.