30 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Maravillas TV-3: 'ficció' en 'Sense ficció'

Ferran Monegal

El epidemiólogo Oriol Mitjà (’Sense ficció’).

El epidemiólogo Oriol Mitjà (’Sense ficció’).

Me imagino la escena. Reunión de urgencia en la Generalitat. Torra, Budó, Vergés, Buch y por Skype Waterloo. Convocan a su epidemiólogo de cabecera Oriol Mitjà. Le preguntan: «Ya está ¿verdad? Ya podemos anunciar que ¡el Govern de Catalunya ha descubierto un producto que frena el virus!».

El epidemiólogo, sorprendido, les corrige: «No, no, por favor, estamos investigando. Pruebas concluyentes, por ahora ninguna. Falta más tiempo. Ni siquiera sabemos si lo que estamos investigando funciona... o no funciona».

 «¿Cómo dices?» gritan a coro, irritados, los políticos. «Te hemos montado la parada científica. Te hemos publicitado a bombo y platillo. Hemos mandado a nuestras empleadas del Tot es mou, del FAQS, de tantos programas de Sant Joan Despí, que te hagan gloriosos masajes en forma de entrevistas. Te hemos transformado en el Brad Pitt català, autènticament català, de la investigación contra el covid. Ahora toca restregarles por los morros a esa España de ADN tan reducido que el Govern de Catalunya es infinitamente superior ¡y que hemos descubierto un elixir que derrota al virus!».

El epidemiólogo, boquiabierto, exclamó por último: «Yo no soy el Mago Félix, por favor. ¡Soy científico! No puedo inventarme lo que no he encontrado todavía!». Y entonces los políticos, a coro, dieron por terminada la reunión al grito de: «No te preocupes Oriol, eso en TV-3 nos lo afinan. Te harán un Sense ficció, que será pura ficció, pero que vas a quedar como si hubieses descubierto la penicilina».

Y efectivamente el martes, en horario de prime-time, nos pusieron la ficció en Sense ficció, y arrancaban así: «¡Catalunya ha vivido una de las aventuras científicas más interesantes... ¡Esta es la historia de un medicamento que nos puede salvar!». ¡Ahh! Llenaron 60 minutos a base de enseñarnos cómo Mitjà y su equipo se organizan. Llamadas de teléfono, transporte de material sanitario en furgonetas, reuniones con pizarra, extracciones de sangre pinchando deditos, bastoncillos de algodón en las narices, laboratorios, testimonios de enfermos...  Al final escuchamos que Mitjà exclamaba, con una sinceridad que le agradezco mucho: «¡Nos están presionando para que demos resultados!». ¡Ahhh! Este buen epidemiólogo lo que ya ha descubierto, eso sí, es lo que pasa cuando los políticos se ponen a usar a los científicos.